El tema de las finanzas personales es uno de los que más ansiedad provoca cuando se trata de metas para el nuevo año.  Muchos buscan retos y tácticas para mejorar sus finanzas y así lograr estabilidad económica durante el nuevo año.

La experta en finanzas personales, Sofía Macías del Pequeño Cerdo Capitalista, nos da varios ejemplos para mejorar nuestras finanzas personales en 2018 y afrontar los retos que se vienen.

Un consejo importante para mejorar las finanzas en 2018: en vez de hacer 12 propósitos para el nuevo año, solo se establezcan 3 metas principales que “SÍ” va a lograr alcanzar para antes que termine el 2018.

Por ejemplo, si uno de los propósitos es comprar un carro nuevo el año debe pensar de qué color lo quieres, qué modelo, qué año y también definir qué cambios del día a día se harán para poder lograr esa meta, además es importante establecer una fecha límite para alcanzar la meta.

Uno de los errores más comunes que comenten las personas al manejar sus finanzas es no tener claro cuáles son sus prioridades. Si uno no define desde un principio el destino de sus ingresos, va a ser muy difícil organizarse para alcanzar sus metas.

Es necesario ahorrar

También se comete el error de querer “ahorrar” solo lo que nos sobra y no se comprende que el ahorro debería de ser una prioridad al hacer un presupuesto.  Para ahorrar no hay un porcentaje definido o fijo. Algunos llegan a pensar que el porcentaje fijo de ahorro debe ser el 10% de los ingresos, pero no aplica para todos.

Por ejemplo, un principiante en el tema del ahorro puede comenzar con el 1% e ir incrementando poco a poco esa cifra conforme pasa el tiempo. Un ahorrador avanzado no debe basar el porcentaje de ahorro en una regla general, sino de acuerdo a sus circunstancias.

 

“El porcentaje de ahorro no debe ser una barrera, si es necesario, inicia con el 1%, pero comienza a ahorrar ya.”

Sofía Macías, Experta en finanzas personales

 

Existen tres tipos de ahorro que todos deberíamos implementar en el 2018:

  1. Ahorro para tus metas personales o gustos: Para un viaje, concierto, ropa, nuevo Smartphone, etc.
  2. Ahorro para emergencias: para cubrir un gasto imprevisto como enfermedad, accidente automovilístico, desperfecto en la casa, etc.
  3. Ahorro para el retiro

También debemos evitar hábitos que a la larga nos generan gastos mínimos o que parecen insignificantes como pagar tarde las deudas ya que éstas generan intereses o moras, comer varios días a la semana en la calle o incluso, sacar dinero de un cajero que no es el de tu banco.

Muchos no le ponen tanta importancia a esto, pero al pasar el tiempo, y si es un hábito recurrente, estos gastos mínimos se suman y se convierten en una cantidad significativa que se pudo haber ahorrado para alcanzar una meta.

 

“Siempre hay maneras de ahorrar, lo que no siempre hay es voluntad.”

Sofía Macías, Experta en finanzas personales