Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Se acabaron las fiestas y las vacaciones para miles de estudiantes del sistema educativo  público y privado del país, los estantes de las tiendas ya empiezan a sustituir los adornos navideños por artículos escolares. En las escuelas públicas los timbres sonarán a partir del  lunes 7 de enero. El Ministro de Educación, Óscar Hugo López, dice que para este 2019 el sistema público espera entre 75 mil y 100 mil  alumnos nuevos principiantes:

En el 2018 tuvimos 62 mil nuevos estudiantes, ahora le hemos dado una meta a los directores departamentales y esperaríamos entre 75 y 100 mil. Según los registros actualmente hay fuera del sistema educativo 150 mil niños.

El sistema público cuenta con 21 mil edificios escolares donde funcionan unos 34 mil 500 centros educativos. Básicos y diversificado representan el 12 por ciento.

Entre preprimaria y primaria llegamos a 30 mil escuelas; sin embargo, en básicos tenemos 3 mil 400 y diversificado entre 750 y 800.

La capital es el área con más infraestructura escolar, con 20 por ciento de los edificios. Mientras el Occidente y Norte del país son las regiones con mayor carencia:

La mayor cantidad de centros educativos está en áreas urbanas, En las áreas rurales y particularmente el área occidental: Huehuetenango, Totonicapán, San Marcos, Quetzaltenango; también el norte como Alta Verapaz, aún hay mucha necesidad, esos regiones representan un 20 por ciento de establecimientos educativos.

La nueva infraestructura prevista para 2019 priorizará los niveles básico y diversificado. El titular de la cartera dijo que las edificaciones de edificios públicos están  a cargo de la Unidad de Construcción de  Edificios del Estado, dependencia del Ministerio de Comunicaciones, sin embargo con fondos propios se tiene previsto levantar nuevos centros, aunque no especificó el monto que se destinará:

La infraestructura nueva será una meta. Aunque son esfuerzos muy pequeños, queremos trabajar algunos centros tecnológicos en Huehuetenango y Amatitlán. En total tenemos proyectado la construcción entre 9 y 15 edificios educativos aunque no nos corresponde: básico y diversificado.

El programa de remozamiento de escuelas contempla la reparación de unos 700 centros educativos. El quinto programa de educación involucra ahora a las Organizaciones de Padres de Familia (OPF) a quienes se les puede otorgar un máximo de Q75mil para mejoras de la infraestructura: la figura de las OPF fue reconocida con creación de la ley de alimentación escolar aprobada en 2017 y mediante la cual se involucra a los padres de familia en la administración de los fondos económicos destinados a los programas educativos de apoyo.

Este año logramos remozar 3 mil 242 escuelas, nuestra meta para 2019 es llegar a 4 mil escuelas mejoradas para ofrecer un espacio digno para los estudiantes.

Otra de las metas es continuar con la baja en la deserción escolar, la pobreza y el idioma siguen siendo un retos

La principal razón es la pobreza  y  el idioma  lo cual afecta  el rendimiento de los niños y por eso se retiran; por lo tanto estamos trabajando en el programa “Comprometidos con  Primero”, ya que el principal problema es en los grados de primero y segundo.

Para este año el Ministerio de Educación cuenta con un presupuesto de Q14.6 millardos de quetzales, 5 % más que en 2018.