Ocho semanas después de vivir bajo cuarentena en Guatemala, los congresistas miden el desempeño del ministro de Salud, Hugo Monroy y cuestionan su forma de gestionar la emergencia generada por el Covid-19.

Rudy González, diputado del bloque VIVA, e integrante de la comisión legislativa de Salud, al evaluar la gestión de Monroy, de 1 a 10, el congresista de VIVA da un 7 y explica porque le resta 3 puntos:

Hay que agilizar: las compras, la asistencia médica, el envío de insumos a hospitales y mantener los equipos para los doctores.

Los congresistas están conscientes que la pandemia sorprendió a todo el mundo y que se han hecho esfuerzos para controlarla. No obstante, no ha sido suficiente.

Aníbal Samayoa, diputado Humanista y miembro de la Comisión de Derechos Humanos, considera que el Presidente Alejandro Giammattei debe desaprobar al ministro de Salud:

Que le llame la atención, un jalón de orejas al ministro para que empiece a hacer su trabajo porque al día de hoy, ha sido lamentable y ojalá el Presidente no se moleste y que acepte críticas, que nos deje apoyarlo si somos un equipo que va a sacar al país adelante.

El diputado Samayoa, otorga una evaluación de 3 puntos a la gestión de Monroy durante la cuarentena: la pérdida está en la transparencia:

Ha sido un ministro bastante cerrado, desde ante de que entrara el virus se le citó a la Comisión de Derechos Humanos para buscar medidas preventivas, pero nunca asistió. Lamento que el Presidente se queje de que el Congreso cite a los funcionarios, es nuestro derecho y es una obligación asistir.

Una de las preocupaciones es el colapso de los hospitales temporales y falta de personal médico para atender a los pacientes con coronavirus.

El ministro Monroy en una citación ayer con diputados se quejó:

El problema es la burocracia: tenemos que tener informes de la Oficina Nacional de Servicio Civil (ONSEC), “de esto, de los otro”. Si por nosotros fuera, solo le pediríamos su título de colegiado activo pero tenemos que hablar con diversas instituciones.

Germán Scheel, viceministro de Salud, admitió que hay saturación en los hospitales temporales y lo atribuyó a la recuperación lenta que están teniendo los pacientes.

“Una saturación que no es del 100%, sino que va dependiendo de cómo se van movilizando los pacientes, lo cual es lento para regresar a sus hogares”

Al miércoles de la semana pasada según datos del ministerio de Salud, compartidos por la diputada de Semilla, Lucrecia Hernández Mack se contaba para atender los casos de coronavirus con:

  • Enfermeras auxiliares 132
  • Técnicos enfermería 33
  • Auxiliares de hospital 12
  • Médicos generales 51
  • Pediatras 4
  • Neumólogo 1
  • Practicantes de medicina interna, 13 y 1 de cirugía  que se rotan entre el hospital de Villa Nueva y el Parque de la Industria.

Julio Ixcamey, subjefe de bloque de la Unidad Nacional de la Esperanza, añade otro punto:

Su trabajo deja mucho que desear, un tema fue quitarle el 50% del presupuesto a las ONG cuando estas entidades también velan por los temas de salud. Cuando muchos ven la salud a nivel nacional, su actitud deja mucho que desear, no sabe qué hacer con esta pandemia.

Los diputados señalan que no solo a través del voto de falta de confianza se puede pedir la remoción del Ministro, sino por otras vías como una carta abierta a Giammattei.