Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

“Desde que yo me gradué en 2014, He estado en buscando trabajo, uno asume que ya obteniendo un título se le van a abrir más puertas y en mi caso es todo lo contrario, le pido a conocidos que me refieran. He ido a entrevistas y me dicen “ahí la llamamos”. Y lo más triste es quedarse esperando un llamada que nunca va a llegar”

Han pasado cuatro años desde que nuestra entrevistada obtuvo el título de Psicóloga. Hoy tiene 26 años y vamos a llamarla Lucía Porras, ella prefiere identificarse con un nombre distinto al usual. Bien… Lucía Porras ha perdido la cuentas de cuántas puertas de empresas ha tocado en busca de una oportunidad laboral. Ella estima que son más de 200 currículos entregados.

“Es tan frustrante, uno se siente que quizá no es capaz, pero luego reflexiona: yo sé que soy inteligente y que tengo habilidades, pero en ocasiones piden mucha experiencia o los salarios están muy bajos”

Aunque su situación parece menos crítica, pues cuenta con el soporte económico de su familia, tener pendiente el éxito profesional la desmotiva.

“Uno llega a pensar que se equivocó de carrera”

Lucia se resiste a aceptar un trabajo que no corresponda a la carrera que estudió. Desde 2014, cada nuevo año empieza con el mismo reto: encontrar empleo de Psicóloga.

Kelvin Aguilar, Coordinador del Observatorio del Mercado Laboral del Ministerio de Trabajo, lo confirma: las oportunidades de trabajo para quienes poseen educación superior son mínimas.

“Las ofertas laborales para graduados universitarios no supera el 15 por ciento. El 70 por ciento de las ofertas están dirigidas al nivel diversificado, esto responde a las exigencias reales del mercado, donde los puestos no requieren más que un nivel diversificado. Las empresas que se ubican en Guatemala buscan un nivel intermedio dentro del ciclo de producción y no la tecnificación”

La psicóloga desempleada desde 2014 cuenta que ha recibido ofertas, pero estas no están remuneradas a nivel de una profesión como tal. Ella cree incluso que las empresas contratan estudiantes para reducir sus costos de operación.

“Se devalúa el trabajo de los profesionales”

Según cifras oficiales del Ministerio de Trabajo, la Población Económicamente Activa en Guatemala es de 97. 3 por ciento y solo el 7.68 por ciento posee educación superior, Kelvin Aguilar.

La última encuesta nacional de empleo e ingresos, realizada durante el segundo semestre de 2017 refleja que la fuerza de trabajo en Guatemala es de 6.7 millones de personas, la tasa de desempleo es de 2.3 por ciento, unas 151 mil personas”

Escuche la nota aquí