Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

El territorio nacional se encuentra bajo la influencia de dos sistemas de baja presión que provocan lluvias en todo el país. De acuerdo con los informes de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED) el agua persistirá entre 24 y 48 horas.

Escuintla es de los departamentos más afectados por lo que se ha declarado la alerta anaranjada, mientras se ha encendido la alerta amarilla en 13 departamentos y 14 municipios, en donde si bien hay riesgo este es menor: el departamento de Guatemala y Mixco son las áreas de la región central con señal de alarma.

Con el último temporal, Mixco ha sido una de las áreas más afectadas: inundaciones severas, daño a la infraestructura pública y privada. Al menos 30 casas de un condominio sufrieron daños la semana pasada; así mismo se registraron dos hundimientos de suelo en la colonia Pablo Sexto, zona 7 de Mixco, en menos de una semana.

Colectores antiguos y sin tratamiento

José Antonio Higueros, vecino de la colonia Pablo Sexto desde hace 50 años, vive un metro de uno de los dos hundimientos de suelo, el de mayores proporciones: 16 metros de largo, 6 de ancho y 3 de profundidad.

 “Todo esto va a colapsar, son 25 o 30 años de que esos tubos están en funcionamiento y eran de metal. (228) Allá otro hoyo que se está profundizando más, pero el agua nos vino a afectar.

Glendy Hernández, vecina del lugar, atribuye el colapso de drenajes a la falta de mantenimiento que las autoridades le dan a esos servicios y temen que algo peor puede suceder:

 “Hay riesgo y se corre peligro porque uno camina todos los días por aquí, va uno a dejar a los niños al colegio. Pedimos que den mantenimiento porque no es la primera vez, ya varias veces se ha hundido el suelo”

¿Quién repara?

Las autoridades de Mixco informaron que se tendría que cambiar dos kilómetros de tubería para evitar más inconvenientes, los cuales abarcan varias colonias del sector, el costo estimado de la obra es de Q24 millones.

Antecedentes

En 2007 y 2010 el colapso de los drenajes produjo grandes hundimientos de entre 60 metros de profundidad y 40 de diámetro en las zonas 6 y 2 de la capital.

En mayo del próximo año se cumplen 10 años de evento ocurrido en la zona 2 y Celso Baquín, un tendero que observó todo recuerda aquel momento:

De la nada empezó a tronar todo -como que algo se quebraba- y de repente se fue todo el suelo, se apagaron las luces porque había tormenta y se fueron todos los cables.

María del Carmen Cruz, es otra vecina del lugar, cuya casa estuvo a punto desaparecer aquel día, pues la orilla del agujero quedó a medio metro de la entrada de su casa:

 Tembló todo como que hubiera sido terremoto, mi casa se movió toda. Mi hijo y mi yerno salieron a ver y gritaron se saliéramos de la casa, porque el hoyo llegaba hasta ahí. El colector es el que está malo y supongo que si solo aquí arreglaron es posible que en otros lados está dañado.

Según la Conred el actual invierno ha dejado: 7 fallecidos, 900 mil personas afectadas, 2 puentes destruidos, 116 carreteras afectadas, y 1,900 viviendas con daños.