La ventanilla de despacho de fármacos del Centro de Atención Médica Integral para Pensionados (CAMIP) del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) parece receptora de quejas: pese a la restricción de salir de casa, pacientes de la tercera edad y sus familiares llegan a diario a las clínicas para reclamar que las medicinas no llegan a casa, pese la promesa de enviarlas a las residencias de los afiliados en un promedio de 7 días.

La siguiente es una grabación de audio del momento cuando la hija de una pensionada llega en busca de respuestas y lo más importante: los medicamentos para su mamá:

Buenos días podría hablar con el encargado de farmacia es que a mi mamá le llamaron un día antes de la cita y le dijeron que no se presentara que le iban a enviar el medicamento, ya casi 20 días y no se lo han mandado. Ella ayer se puso mal -nosotros le podemos comprar la medicina, pero ahora nos quedamos sin trabajo entonces nos ponen entre la espada y la pared-

– ¿y tiene actualizado los datos?

-ella está actualizada de datos, incluso la llamaron, pero no ha llegado la medicina.

La persona que reclama las medicinas es Alejandra Chete, su mamá padece tres enfermedades: hipertensión, diabetes y tiene una prótesis en la cadera.

Pasaron más de 20 días y en la farmacia fue que yo me enteré que el medicamento lo tenían que entregar entre 8 y 10 días Y ¿hubo  explicación del porqué no llegó? No, “mire pasó algo con el camión, el correo o el transporte, no nada” lo único que me dijeron fue aquí está la medicina ¿sí había medicina? Sí, pero no lo mandaron.

Contrato de trasporte millonario

El pasado 16 de abril el Seguro Social, contrató el servicio de entrega a domicilio de medicamentos por Q5.9 millones a las empresas Cash Logistics S.A con la mayor participación -Q5.5 millones- y una cuantía menor -Q428 mil- a Cargo Expreso S. A.

De acuerdo con las referencias del contrato, el requerimiento es para la entrega por mensajería de 395 mil 667 paquetes de medicamentos. Pero las quejas en las ventanillas del CAMIP reflejan que las medicinas no llegan en algunos casos, porque no hay como se escucha en una conversación entre afiliados y una trabajadora del seguro social:

  • Hasta el lunes mi amor -responden una de las despachadoras de farmacia del Camip sobre la entrega de medicinas-
  • Es que ya no tengo pastillas -reclama una usuaria-
  • Yo ya voy viniendo tres veces y al fin me las dieron -interviene una segunda usuaria-
  • Lo que pasa es que uno está pagando taxi por gusto, me están cobrando Q100

ConCriterio solicitó a través de la oficina de comunicación del IGSS una explicación sobre los retrasos, pero al cierre de la nota no hubo respuesta.

Recomendaciones

La doctora Zulma Calderón, defensora de la salud de la oficina del Procurador de los Derechos Humanos, dijo que en sus monitoreos han detectado estos escenarios y, tienen una respuesta:

Hay que tener en cuenta que los Camip, atienden a 1 millón de personas y esta emergencia ha superado la capacidad de respuesta que tienen la institución porque coordinar la entrega de medicamentos para los pacientes de consulta externa es complicado; sin embargo, la responsabilidad de la atención, sigue siendo la misma.

La médica recomienda que se abran más líneas telefónicas y que la atención sea de 24 horas, pues también hay quejas que no atienden por esa vía. Estos aspectos, señaló, ya han sido compartidos a las autoridades y enumera otros como abrir las farmacias fines de semana:

Porque hay personas que han optado porque algún familiar llegue a recoger los medicamentos; entonces es importante ampliar a sábado y domingo, porque los familiares solo pueden en esos espacios y que se agilice el servicio de courier y que también trabajen fin de semana.

La funcionaria de la PDH también hizo un llamado a los pacientes a mantener actualizados sus datos ya que según el monitoreo de la institución cada semana regresan unos mil paquetes con medicina al IGSS por que las direcciones de los afiliados no están al día.