Felipe Alejos, vicepresidente del Congreso de la República desobedeció la orden del juez pesquisidor, Jorge Valladares, y no se presentó ante el juzgador por séptima vez.

La citación de pesquisidor estaba prevista para el diputado de TODOS, presentara sus pruebas de descargo, por el caso “Traficantes de Influencias”,  en el cual sospecha el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) que Alejos recibió comisiones ilegales a cambio de agilizar la devolución del crédito fiscal en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

El juez Valladares había dicho la semana pasada que  si Alejos no se presentaba a la citación lo conduciría a los tribunales bajo apercibimiento algo que también reiteró para el martes, sin embargo, la medida no se llevó a cabo y finalmente el pesquisidor aceptó que sus  abogados presentaran por escrito  los descargos del congresista.

La Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) no descartó impugnar la acción de los abogados de Alejos, pues afirman que la ley establece que es un derecho del procesado presentar sus pruebas de descargo y no de un mandatario judicial.

Sin embargo, la Fiscalía  espera que el juez pesquisidor emita pronto el informe correspondiente y determine si recomienda o no retirarle la inmunidad al congresista, pues el plazo para presentar el mismo sobrepasó el límite establecido por la ley.

Los investigadores afirman que mientras más se prolongue el proceso, más dificultades se tendrán para realizar las pesquisas y temen que no se pueda obtener prueba relevante en el caso.

En enero de este año estas eran las palabras del congresista:

Si ellos demuestras que yo me he robado un centavo, yo renuncio al Congreso de la República”.

Sin embargo para retrasar el proceso de antejuicio sus abogados presentaron 16 recusaciones dirigidas al juez pesquisidor y a magistrados de la Corte Suprema de Justicia, además, dos amparos. La Corte Suprema consideró las acciones como “frívolas e improcedentes” por lo que multó al congresista y a sus abogados en dos ocasiones.