En Guatemala hay 20 mil centros educativos públicos y, de acuerdo con Héctor Canto, viceministro de educación el 85 % no cuenta con drenajes y el 25 % no tiene electricidad esas y otra mucho peores son las condiciones en las que reciben educación los niños en el país.

Los portones de Héctor Rolando Monterroso Chinchilla escuelas en la zona Nororiente de Guatemala se abren para descubrir que detrás de los muros se cubre el  abandono, deterioro y peligro.

“Es que cuando se complica  la situación es en el invierno.”

En la época seca, aunque los daños son evidentes, no reflejan la urgencia ni la gravedad. Pero cuando llega la lluvia, todo cambia.

Aquí se viene toda la corriente, pero como esta cuneta no se da abasto se nos viene para acá, aquí estamos en el patio de la escuela donde juegan los alumnos. Es la voz de Vilma Siliezar,  directora del centro escolar Héctor Rolando Monterroso Chinchilla, ubicado en la 1° calle 1-96 caserío la Virgen del municipio de Villa Canales. En ese establecimiento  se imparten de pre-primaria hasta básicos, funcionan dos jornandas, matutina y vespertina y cuenta con 650 alumnos.

Para llegar hay que caminar una estrecha calle empedrada que durante el invierno es un pantano. Es casi imposible pasar, el lugar no cuenta con drenajes para aguas pluviales, y las escuela al estar en la parte baja de dos colonias se ha convertido como en una cisterna donde se deposita el agua de lluvia… seguimos el recorrido con la directora:

“Esta es el aula que se nos inunda cuando llueve bastante, el primer grado,  cuando está lloviendo fuerte y ya no tiene para donde, se viene para el aula, la correntada que viene de la colonia El Mirador y El Ceibal.

“El día que llovió anteayer, los niños estaban sobre los escritorios, tiene que subirse al escritorio para no pararse en el agua, hasta que ya se calma empiezan ellos a sacar el agua”.

12 años de indiferencia han recibido los alumnos, pese al riesgo que representa el agua que llega al establecimiento: Nosotros gestionamos ante un exalcalde y dijo que no les correspondía, sino al Ministerio de Comunicaciones y se gestionó  y creo que ni leyeron la nota.

Y ¿qué dice el Ministerio de Educación?

El Mineduc nos ha dicho que van a venir a ver, que van a hacer estudios, pero usted sabe cómo son…

La escuela por falta de escritura pública no fue incluida en el primer grupo del Quinto Programa de Apoyo referente a la reparación del establecimiento y aunque será incluída les han dicho que solo incluye el interior del establecimiento. Así es como dos ministerios  y la alcaldía han sido indiferentes ante los 650 alumnos  a quienes el agua ahoga  su educación. En ocasiones, las clases son suspendidas, así lo recuerdan Bryan López y David Mellado, dos alumnos de sexto Primaria, ambos de 12 años:

Quedan varios charcos y lodo, se hace una posa grande. Un día había tanto lodo que no pudimos entrar, otro día llovió y tuvieron que suspender las clases, había mucho lodo y no se podía pasar.

 

Con información y reporteo de Natalia Gámez.