No son los tres reyes magos…  

Tampoco son los tres chiflados, no. ¡Ah!, no son tres, son cuatro…

“Hay cuatro idiotas en el congreso, no he escondido mis sentimientos y mis pensamientos, …francamente no tengo ningún respeto como congresistas ni como autoridades de este país, la idea de gastar ese dinero cuando hay gente muriendo de hambre para mi es escandalosa”

Era junio de este año cuando en una reunión con periodistas el exembajador de Estados Unidos en Guatemala, Todd Robinson, se refirió con esas palabras a los congresistas Fernando Linares Beltranena, Jaime Regalado, Óscar Quintanilla y Julio Lanfiesta, quienes contrataron a una firma de lobby de Estados Unidos por US$80 mil mensuales. Las palabras de Robinson provocaron convulsión en el Organismo Legislativo.

Indignados dos de los cuatro aludidos, reaccionaron. Jaime Regalado:

“Nosotros respetamos a Estados Unidos, nos parece lamentable que un diplomático de carrera tome ese discurso, le está diciendo a Guatemala que somos unos idiotas”

Linares Beltranena: “Llamar idiotas a cuatro diputados es una intromisión”

Pero el diplomático no se retractó, en entrevista con Con Criterio reiteró:

“Usé  el término desde mi punto de vista correcto para describir los actos de estas personas …me da rabia cómo están usando el dinero del país, es una locura”

Hay uno más que en nombre del presidente, Jimmy Morales, firmó un contrato similar al de los cuatro diputados. Pagó Q7.2 millones, para el cabildeo con funcionarios de Estados Unidos. Es Marvin Mérida, nombrado por el mandatario como embajador “ad honorem” en temas de migrantes, cargo que le fue retirado en abril por el escándalo de este contrato, pero además ante quejas de la comunidad migrante.

 “Querías demostrarle al presidente que tú eras todo y no es así, Marvin reconoce a la comunidad y no vas a tener problemas, esta discusión se termina solo con el hecho de que tu entiendas de que todos colaboramos para que Jimmy Morales esté donde se encuentra ahorita”

Así mostraron su malestar con Mérida los guatemaltecos que dieron su apoyo y también su dinero a la campaña del presidente Morales, ¿Qué dijo de esos reclamos el mandatario?

“Le hemos dado la libertad para que él pueda trabajar. Yo sé que ha hecho algunas cosas de las que se ha arrepentido y ha pedido las disculpas correspondientes…. (No, no…)”

Mérida fue separado del cargo, pero no dejó de apoyar a su amigo, el presidente Morales. En agosto, después de que el Ministerio Público y la CICIG solicitaron el retiro de la inmunidad al mandatario por sospechas de financiamiento electoral ilícito, el exembajador de  los migrantes reapareció:

“Al Secretario General de Naciones Unidas debo responsabilizarlo por lo que pueda ocurrir en Guatemala porque violando la soberanía está respaldando acciones que debilitan el mandato constitucional del presidente, Jimmy Morales”

Y a los cuatro diputados se sumaron 95 congresistas quienes el 11 de septiembre protegieron al presidente y votaron en contra de retirarle la inmunidad. Quince días antes Jimmy Morales había declarado non grato al comisionado Iván Velásquez.