El lunes próximo todas las consultas externas de los hospitales públicos y centros de salud del país estarán cerradas: los doctores alzarán instrumentos médicos en señal de protesta. ¿La razón? Los profesionales de la salud buscan que se atiendan sus urgencias: dignificación salarial.

Hace dos semanas tocaron la Casa Presidencial para demandar aumento salarial del 100%, pero una semana más tarde la respuesta que recibieron fue: Que lo más que nos podían dar es un bono único de Q2mil en diciembre para los que trabajan 8 horas, lo que significa que para quienes trabajan 4 horas serían Q1mil. Entonces representaría un incremento de Q80 mensuales y solo una vez y eso difiere de un sueldo digno, explicó Zagreb Zea, miembro de la Junta Directiva del Hospital Roosevelt.

El médico señala que los salarios de los doctores se quedaron congelados desde finales de los años 90 y que solo han compensado con bonos, los cuales no logran cubrir sus necesidades, pese al esfuerzo de estudio de 12 año y el trabajo que realizan.

Un especialista que entra al sistema de salud con una plaza 011 tiene un salario de Q1,750. Hay cuatro bonos que lo hacen llegar a Q3,700 porque los salarios base no han sido modificados desde hace 20 años. Entonces el especialista que ya estudió medicina, odontología y además estudio una especialidad -12años de estudio- entra ganando Q3,700 si logra tener una plaza 011,  mientras que si tiene una  plaza 182 gana un poco más, pero no tiene derecho a vacaciones, el contrato se vence y está con la incertidumbre de que los despiden, que ya no lo recontraten.

Mario Herrera, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), dice que la precariedad en los salarios en el sector público ha obligado a los galenos a trasladarse al sector privado o bien combinar el trabajo en ambos sectores, como él lo hizo:

En mi caso yo trabajé por muchos años en una institución pública con el Estado, pero yo tenía que tener mi clínica porque no me alcanzaba con lo que ganaba en un hospital. En el hospital público tenía 4 horas, pero no me alcanzaba… lo hacía por vocación.

El decano critica que se le preste atención únicamente a determinados sectores, habla de los maestros, para quienes el Ejecutivo busca Q961 millones a fin de financiar un nuevo pacto colectivo.

 “Lamentablemente si vienen maestros –sin menospreciar la profesión- guiados por Joviel Acevedo y tapan carreteras, ahí si les dan Q800 millones pero a los médicos no los tomas en cuenta y eso es injusto”.

Lucrecia Hernández Mack, exministra de Salud, afirma que el tema es complejo y que no se pueden ofrecer mejoras salariales e incentivos hasta que se actualice los reglamentos internos que datan de 1990, además hasta que se regulen las plazas y se realice una revisión financiera.

“No es solo cuestión de disponibilidad financiera, sino que el Ministerio tiene problemas estructurales muy grandes y para llevar a cabo un proceso de mejoras salariales tiene que haber una ruta para subsanar muchos problemas legales (…)

En 1999, el Ministerio creó un reglamento orgánico interno, pero este no fue aprobado por la Oficina Nacional de Servicio Civil (ONSEC), ello ha limitado la capacidad del Ministerio de crear plazas 011 y contratar personal de tiempo completo. Tiene que haber un reordamiento de la casa, con un reglamento orgánico interno nuevo, entonces se tendrían que integrar todos los bonos para que haya un salario completo”.

La exministra dijo además que también se debe resolver el tema del pacto colectivo, que se encuentra en proceso judicial. Este fue declarado lesivo por la Procuraduría General de la Nación por una serie de bonos vacacionales, navideños y de antigüedad que representaban para el Estado Q2.1 millardos.