El 16 de marzo el presidente Alejandro Giammattei emitió las restricciones para evitar la propagación del Covid-19 y con ello se acabó la fiesta -para muchos-: cerraron los bares, discotecas y también cancelaron conciertos, eventos y celebraciones, en donde el licor no falta.

El guatemalteco, sin embargo, no dejó de consumir bebidas alcohólicas: ahora lo hace en casa.

Aunque el sector reporta una caída en ventas del 15%, el consumo se trasladó a las viviendas. Eso afirma Luis Ibáñez, director general de la gremial de Licores:

El consumo en casa durante la cuarentena pudo incrementarse en un 8% y tampoco es estable para todas las categorías, porque cuando uno está en un bar y socializando es un consumo más prolongado y de mayor intensidad. El consumo en casa tiene a ser más corte, puede ser más días a la semana pero el más limitado en cantidad.

Una de las nuevas dinámicas para compartir con amigos es la plataforma digital ZOOM que no solo sirve para actividades laborales o escolares, también para acortar el distanciamiento y en muchos de estos encuentros  también hay tragos.

¿Cuál es la bebida con mayor demanda en la cuarentena?

Una de las categorías ganadoras fue el vino, que incrementó su participación ya que se buscan las bebidas más moderadas. El vino fue el que más creció en porcentaje, en cantidad fue la cerveza, es más masiva.

En efecto, las tiendas de conveniencias despachan más cerveza, cuenta Jonatan Mejía, de 36 años, un repartidor de Glovo que justo empezó a trabajar en esta compañía cuando se emitieron las medidas presidenciales:

“Incluso cuando hay toque de queda, todavía siguen pidiendo, aunque haya restricción. Los clientes siempre llaman para que uno les lleve, los viernes y sábado es cuando se incrementa. Y, de 10 pedidos que te hacen ¿cuántos incluyen bebidas alcohólicas? Entre viernes y sábado unos 4 de 10, ¿y qué es lo que más piden? Cerveza Gallo, los paquetes de 15”.

Una vez llega el toque de queda, se termina el expendio de licor por el cierre de los negocios. El presidente de la gremial:

Cuando se ajustaron las franjas horarias, también hubo efectos porque hubo veces que se cerró a las 3:00 pm.

Las tiendas de conveniencia en gasolineras tuvieron también un impacto porque suelen ser centros de consumo al salir del trabajo, apunta el entrevistado.

El guatemalteco, de acuerdo con la cifra de la gremial de licores consume alrededor de 27.5 litros per-capita anual entre destilados y cerveza. La cerveza equivale al 90% del consumo total.

Datos comparativos de 2019 y 2020 de la Superintendencia de Administración Tributaria sobre impuestos por distribución de bebidas reflejan que entre marzo, abril y mayo el sector cayó en 7.4%. En los tres meses de 2019 se percibió Q 215.5 millones y este año Q199.1 millones.

El sector de licores genera en el país unos 3 mil 500 empleos directos.