Escuche la nota aquí

“Quiero contarle como más o menos conocí a mi exconviviente. Tenía 15 años, estuve  13 años con él y  tuvimos una hija juntos”.

Apenas dejaba de jugar con las muñecas cuando conoció al convicto más poderosos de Guatemala, el capitán Byron Lima, hallado culpable y condenado como coautor de la ejecución de Monseñor Juan Gerardi. Su nombre es Alejandra Reyes Ochoa, en dos meses cumplirá 31 años, la joven mujer  se convirtió en pieza clave para abrir la Caja de Pandora, un caso de corrupción en la municipalidad capitalina.

“Creo que para una joven resultar involucrada con una persona del perfil de Byron Lima es grave, su mundo era él, su realidad era la criminalidad organizada que veía desde su relación”.

Así describió la Fiscal General, Thelma Aldana,  a la exconviviente de Lima Oliva, cuyos relatos incomodan a muchos. En especial al alcalde Álvaro Arzú, pues el testimonio despertó fantasmas del pasado que aún atormentan al alcalde.

“…Y el caso Gerardi, Byron siempre me decía de que él  era leal a Arzú… (eso me da un poco de cosa contarlo) …Y que Byron sí había modificado la escena del crimen porque Arzú lo había mandado”

Reyes Ochoa estuvo vinculada con los negocios corruptos dentro de las cárceles que su conviviente urdió. En 2014 fue arrestada bajo acusación de formar parte de la estructura criminal. Al quedar en libertad continuó  buena parte de su tiempo en la prisión, pues siempre acompañaba en Pavoncito Lima Oliva.

“El me dijo mirá me voy a pasar a esta casita para que te sintás más segura (porque a mí me daban miedo los mareros).

Al ser acogida como  colaborada eficaz del Ministerio Público (MP) y de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) fue beneficiada con medidas desjudicializadoras, sus testimonios inculparon funcionarios y exfuncionarios de Estado, narcotraficantes, otros prisioneros y a Luis Lima Oliva, hermano del Capitán. Hoy Reyes Ochoa se encuentra bajo protección del MP.

“Me da un poco de miedo”

La joven madre sabe que delató a gente poderosa, asegura que esta es la única razón de haber colaborado con las investigaciones: “Quiero que se esclarezca la muerte de mi exconviviente”

Lima Oliva y 12 prisioneros más murieron el 18 de julio  de 2016 en un motín de la cárcel. Así recibió la noticia Alendra,

“Yo tenía un curso en el Dubai en la zona 10, yo oía que mi teléfono vibraba y no contesté porque estaba concentrada y me hermana me llama a la planta y me dice: balearon a Byron y dicen que a ti también; y yo le digo no”

La mujer asesina junta al capitán era Joanna Birriel, una modelo argentina.

“Ya después me enteré que Joanna era su amante”

Alejandra Reyes agobiada por todo,  decidió intercambiar papeles: le dio la espalda a los criminales y se decidió por una nueva vida, aunque la siguiente frase ante el juez  marca su vida.

“Yo estoy sola, es el temor por mi vida”