El coronavirus en Guatemala provocó un cambio acelerado en el modelo de trabajo. Las empresas dejaron los escritorios de oficina y mudaron sus operaciones al escritorio de sus casas. ¿Ha sido efectivo? Una encuesta realizada por Grant Thornton lo revela.

Grant Thornton es una empresa dedicada a la asesoría de empresas. Abarca desde asistencia en temas de contabilidad hasta consultoría de eficiencia y reestructuración de los negocios.

Su encuesta evalúa a 165 personas de pequeñas, medianas y grandes empresas para analizar el impacto del teletrabajo en su organización y productividad. Los resultados hacen referencia a junio del 2020 e involucra a socios, gerentes y ejecutivos de industrias de servicio, manufactura, agricultura y banca.

10 conclusiones sobre el impacto del teletrabajo por la pandemia del covid-19

  1. El 88% de las personas considera que el trabajo a distancia es el principal medio laboral durante la pandemia.
  1. El 44% de la población encuestada había tenido un acercamiento con el teletrabajo pero para la mayoría fue una modalidad totalmente nueva.
  1. Se llegó a la conclusión que las herramientas más importantes para el teletrabajo son las computadoras, smartphones, wifi y servicios de mensajería instantánea como Whatsapp y correo electrónico. Las llamadas y las videoconferencias también destacaron por su aporte en el desarrollo del trabajo a distancia.
  1. El 8% de los encuestados consideran desagradable trabajar lejos de las oficinas. El 61% extraña interactuar con sus compañeros y el 62% considera la interacción a distancia con ellos como pieza clave para la productividad. No existe gran preocupación por el desempeño de los colaboradores pero sí por la efectividad del liderazgo.
  1. Un 40% considera que es necesario tener un lugar reservado para el trabajo en casa y que la organización del tiempo es importante. Al 19% le preocupa que las distracciones afecten su desempeño.
  1. En términos de productividad el 43% considera que su nivel se ha incrementado. El 35% que no tuvo variaciones y el 22% que disminuyó.
  1. 53% piensa que la interacción con sus grupos de trabajo ha sido más efectiva.
  1. 61% está satisfecho con el balance entre la vida personal y el trabajo.
  1. El 84% está abierto a continuar con el teletrabajo después del covid-19.
  1. El mayor obstáculo para el teletrabajo es estar propenso a trabajar mayor número de horas, aunque también resaltan la autodisciplina y las limitaciones de equipo tecnológico adecuado.

Conoce más en la conferencia de Grant Thornton sobre el teletrabajo en tiempos de crisis.