ConCriterio entrevista a el excanciller Édgar Gutiérrez acerca de los señalamientos que ha hecho contra el presidente Jimmy Morales primero, a través de su columna y después, en una entrevista con el sitio de comunicación y noticias La Coma, cuyo vídeo ha circulado en redes social a lo largo de la primera semana de julio.

El exministro de Relaciones Exteriores escuchó a dos jóvenes que señalan que en edificios públicos o en lugares particulares, el presidente Jimmy Morales ha hecho avances sexuales inadecuados. Hay registros de los mismos: audio y vídeo, asegura Édgar Gutiérrez.

Esta es una versión editada de la entrevista televisiva.

¿Qué le hizo cobrar convicción para manifestar abiertamente la existencia de mujeres que señalan al presidente Jimmy Morales?

-Dos cosas: uno, la prueba material, un audio que nos presentó donde se reconoce, aunque resbalosa, la voz del Presidente; y lo otro, es que una vez que saque la columna, se acercó otra chica a contarme un testimonio muy parecido al primero. La diferencia es que a ella la conozco desde niña, entonces decidí dar la entrevista en vídeo, hablar mucho más y hablar con la Fiscal General.

Nos dice que el audio le permite reconocer la voz del Presidente, aunque con un cierto margen de duda.

-No con margen de duda. Estaba ebrio.

¿En qué consisten la circunstancias de los hechos que las dos personas le describieron?
-Son trabajadoras del Gobierno central, de dependencias distintas, las mandan a llamar a Casa Presidencial y las ingresan a la parte privada. En el caso de la primera víctima son varios eventos. Una vez entran a Casa Presidencial les impiden ingresar los celulares, pero en el primer caso se trataba de varios eventos ya no solo en Casa Presidencial.

¿Las cita su jefe inmediato?

-En un caso, sí la cita su jefe inmediato; en el otro, la mandan a llamar, ella recibe una notificación que la mandan a llamar de Casa Presidencial.

¿Cómo fue que alguna de ellas o varias de ellas decidieron registrar lo que ocurría y cómo pudieron hacerlo?

-Cuando no les registran, no les despojan del celular. Lo hizo una de ellas y lo hizo porque ella quería denunciar y sabía que su palabra contra la del Presidente iba a ser muy difícil, entonces capturó imágenes, sonidos. Al final, esta primera víctima es a quién Rootman Pérez, exsecretario de política criminal del MP, recibió. Yo había solicitado que la fiscal general de entonces, Thelma Aldana, la atendiera, pero lamentablemente ella estaba fuera del país. Entonces remitió al secretario. Pero después de la primera sesión que tuvieron, ya cuando tenía que presentar la denuncia formal, la chica se arrepintió.

Escuchamos que alguna de ellas sufrió un accidente. Ud ¿tiene conocimiento de esto?

-Sí, pero parece que sí fue un accidente. También tuve duda.

¿Ve un accidente o un patrón de persecución en contra alguna de ellas?

-Hasta ahora no.

¿Que las detiene para presentar una denuncia?

-Miedo a que se vulnere su integridad personal y física. Incertidumbre por el futuro y temor a la sociedad, al escarnio, a la estigmatización de la sociedad.

A partir de esa entrevista que circuló en redes sociales la semana pasada, se habla de al menos una decena de víctimas. ¿Cómo se llega a emitir esa declaración?

-Una de las víctimas, cuando asistió a una de estas reuniones, vio a más chicas. Algunas de ellas, no son sus amigas dice, pero sí las reconoció como trabajadoras de distintas dependencias del gobierno.

¿Va a pedir a la Fiscal General que el Ministerio Público desarrolle una investigación concluyente?

-Sin denuncia individualizada, va a ser difícil pero el Código Penal tipifica estos delitos como agravios a la libertad y a la integridad sexual y estos son delitos de persecución pública, o sea, solo conociendo la denuncia tendrían que empezar una investigación.

¿Entonces es crítico de que esa primera reunión que ocurre con el Secretario del Ministerio Público se queda estacionada?

-Eran los últimos días de Thelma Aldana, ese es un elemento. Y lo otro es que creo que no iban preparados porque cuando te lleguen con una denuncia de esta naturaleza y sabes que hay miedo, tienes que ofrecer garantías para la seguridad de la víctima y tienes que actuar con serenidad. No tuviste que haber tenido ni siquiera una segunda sesión, tuviste que haber recogido de una vez ahí la denuncia.

¿Qué debe de hacer el Ministerio Público a partir de ahora?

-Así como me está invitando a mi la Fiscal General, corresponde que invite también al mismo presidente, Jimmy Morales.

¿Cree que la Fiscal General puede persuadir a las víctimas? ¿Ofrecer protección, ofrecer el cuidado del manejo de su identidad para que denuncien?

-Es su obligación. Tiene la obligación de investigar y de proteger.

Y Ud. ¿tendría la capacidad de persuasión sobre la segunda de las víctima, la joven que se acerca de modo después de publicar la columna?

– No se, no quiero especular. Ahora lo que sí quiero reafirmar es que yo presenté la denuncia públicamente porque creo que es una manera de que los funcionarios sepan que no son impunes, que no pueden actuar con absoluta prepotencia y soberbia, creyéndose los dueños de las vidas de jóvenes. Y espero que esto, aunque probablemente algunas víctimas van a ser atemorizadas, va a detener por un tiempo estas prácticas.

Ud. conoce el poder en Guatemala. Hable sobre la relevancia que tiene que se conozca que alguien con poder político en el país, a partir de un cargo de elección popular, puede aprovecharse de la condición de subalternidad, subordinación, necesidad económica, para incluso abusar sexualmente o ejercer ascendiente sobre otras personas en un plan inmoral.

-Es una vieja práctica, se ejerce donde yace el poder. En el Estado y también fuera del Estado. Ahora, eso no significa que lo vamos a tolerar. Espero que este tipo de denuncias, y el debate que se está generando, motive al Procurador de los Derechos Humanos o a organizaciones de defensa de las mujeres, a que monten un sistema preventivo, de educación, de cómo tratar estas situaciones.

Organizaciones de derechos humanos, agrupaciones en la defensa de derechos de la mujer han manifestado abiertamente que: uno, creen a las víctimas; dos, que se acerquen y les ofrecen todo su respaldo y solidaridad.

¿Cree que esto empieza a promover este debate?

-Sí, ayuda, pero hay que encarnarse en el sistema de poder.

¿El Ministerio Público?

-También a las dependencias. Hay que hacer campañas de sensibilización, de educación, porque lo que pasa es que las víctimas a veces ni siquiera reconocen el acoso, se sienten disminuidas ante un todopoderoso y temen que si no cumplen con lo que les piden, en contra de su voluntad, van a ser despedidas, maltratadas, etcétera.

Apenas días después de que saliera con estas denuncias, circuló un audio por la vía del Whatsapp. Una presunta prostituta colombiana le señala de tener ciertas perversiones en el plano sexual. Esto es el tipo de prácticas que nosotros conocemos de operaciones psicológicas en la época de la guerra. ¿Preveía que esto iba a ocurrir?

-Sí porque el Presidente se rodea de gente que detuvo su reloj en 1980. Para ellos la historia no ha caminado y siguen ejerciendo el poder como en aquella época: autoritarismo, miedo y terror. Este audio a mí me llegó por un amigo, a quien a su vez le llegó porque se lo mandaron de la Secretaria Privada de la Presidencia. El origen es muy obvio.

¿Va a plantear esta situación ante la Fiscal General? ¿Que el origen de esa campaña fue la Secretaria Privada de la Presidencia?

-Claro.

¿Qué espera de Consuelo Porras?

-Que cumpla su deber. La población ha estado esperando ya casi dos meses que la bandera que subió Thelma Aldana la sostenga ella con dignidad y apego a la ley, objetividad e independencia.

¿Tiene sentido, que se plantee toda esta discusión en el marco en el que muchas personas piden la salida del Presidente por un proceso de financiamiento electoral ilícito, por una mala conducción de gobierno en términos generales, por unas razones de ilegitimidad declarada por muchos? ¿Tiene sentido que esta denuncia que hoy plantea parezca parte de este esfuerzo por defenestrar a Jimmy Morales del Poder?

-No tuvimos que haber llegado a esto. Al presidente lo tuvieron que haber investigado ya por financiamiento electoral ilícito. El derecho de la rebelión está garantizado en la constitución. El presidente ha fallado: ha fallado en defender a su gente, a los niños migrantes, a los damnificados del volcán. No solo ha fallado en eso, ha fallado en la conducción general del Estado y además está abusando de guatemaltecas a quienes él debería de proteger. No lo veo como parte de un esfuerzo de defenestración, pero a mí me parece que es momento de pedirle cuentas, en serio.