La matrícula y colegiatura anual en centros educativos privados en Guatemala puede sumar desde los Q15 mil hasta los Q75 mil. Es el precio que familias guatemaltecas pagan con una expectativa: un buen  colegio garantiza un buen futuro para los hijos.

“El colegio Alemán está integrado al sistema educativo alemán, incluso vienen docentes certificados de ese país a dar clases acá. Cualquier colegio en Alemania tiene el mismo nivel que tiene el colegio Alemán aquí en Guatemala”

 “Mi hija estudia en el colegio Sagrado Corazón de Jesús. Este año ingresa a Kinder. A las niñas de preprimaria ahora les van a dar una inducción a robótica. Yo lo que quiero es dejarle a mi hija es una buena educación”

“Para mí es muy importante una educación integral darle: una formación en todos los aspectos y principalmente que sean felices”

Son  tres padres de alumnos que se preparan  para el nuevo ciclo escolar. En relación al costo de la educación privada, ellos han decidido que invertirán en un centro educativo que llene sus expectativas: a veces esas esperanzas están en que los chicos aprendan un tercer idioma, egresen con habilidades tecnológicas y, claro, los valores son aspectos que los entrevistados sopesan a la hora de elegir colegio.

Estuardo Iten, padre de dos alumnos del Colegio Alemán de Octavo y Décimo grado, pagará por inscripciones y colegiaturas mensuales de los dos chicosuna suma de  Q72 mil 800 en 2018. Es un esfuerzo que vale la pena, asegura, ya que quiere quesus hijos tengan buena formación para que se profesionalicen en el extranjero.

“Que vayan preparados para los estudios universitarios, principalmente por el idioma porque me interesa que ellos vayan a estudiar en Europa. Si un proyecto se comienza con una buena base, es posible que termine bien, entonces si tienen un colegio que les de buena educación después es más fácil, porque los primeros años son los que forman a los niños”

Denise Aguilar dice que eligió un colegio con alto nivel educativo para que su hija, que empieza el Kinder,pueda desarrollar sus destrezas y habilidades.

“Escogimos el Colegio Sagrado Corazón de Jesús debido a su enseñanza y valores hacia la mujer. Ellos tienen un bonito proyecto educativo, se dedican mucho a que ellas desarrollen sus dos hemisferios cerebrales”

Ahora serán dos los hijos Paola Arenales quienes ingresarán a estudiar al Liceo Javier. La inversión anual de ambos suma los Q35 mil y ella considera que como padres siempre buscarán lo mejor para los hijos.

 “Fue un todo para tomar la decisión del colegio, analizamos varios y vimos que el colegio llenaba varias de las cosas que nos gustaba, un buen nivel de educación, espiritualidad y valores. Es un colegio integral”.

En el país funcionan 4 mil 715 centros educativos privados. Diana Brown, directora ejecutiva de la Asociación de Colegios Privados, dice que lo importante a la hora de elegir colegio es que este se ajuste a las necesidades familiares, pero principalmente del estudiante.

“Yo he recibido a varios padres que me dicen ¿Cuál es el mejor colegio para mi hijo? Ayúdeme a escoger. La pregunta es qué quiere la familia, qué talentos tiene el niño, cada persona es diferente y todos necesitamos educación de acuerdo a nuestras destrezas, aunque hay que revisar que ofrecen”

Un colegio caro no necesariamente será un colegio bueno, señala Brown, sin embargo:

“La buena infraestructura cuesta, buenos docentes y tener tecnología como lo exige el mundo actual cuesta. La buena educación, la calidad en el proceso de aprendizaje tiene un costo”.

La representante de los colegios privados aconseja prestar atención a los informes pedagógicos de los centros educativos para revisar los resultados en educación de los hijos.

Escuche la nota aquí