Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Un nuevo contrato millonario avalado por el presidente Jimmy Morales avanza en silencio desde seno del Instituto Nacional de Electrificación (INDE). Se trata de un contrato compra-venta de de 110 megavatios –MW- de energía proveniente de sistemas solares fotovoltaicos.

El contrato es para 20 años y la construcción de las plantas debe concluirse en 10 meses de acuerdo con los términos de referencia del evento. La empresa a la que se le adjudique podrá hacer uso de la información técnica de las subestaciones del INDE, además de espacios para la infraestructura del proyecto. Al finalizar el plazo, la empresa deberá transferir al INDE todos los activos inmuebles, permisos y licencias.

Otro de los requisitos del evento es que la empresa proveedora deberá contar con  capacidad financiera de US$1 millón por la potencia máxima dedada en Megavatios a incluir en la oferta y fondos líquidos mínimos por US$300 mil.

La licitación se encuentra en fase de recepción de ofertas, la cual cierra hoy a las 9 de la mañana, si no es que se prolonga, como ocurrió otras veces.

Los impulsores del negocio son el Ministro de Energía y Minas, Luis Chang, como presidente del INDE; Acisclo Valladares, en representación del Ministerio de Economía; la Secretaría de Planificación (SEGEPLAN) y  el sindicato de la institución.

Sin embargo, hay dos votos oponentes: el del sector empresarial y el de la Asociación Nacional de Municipalidades, voto que porta Edwin Escobar, alcalde de Villa Nueva y quien además es vicepresidente del INDE.

Escobar cree que se trata de un contrato innecesario, porque no se tiene comprador de esa energía; así mismo cree las ventas serían más baratas que el precio pagado por la adquisición, y que en el tiempo que dura el contrato Guatemala erogaría al menos Q4 millardos:

Pagar energía cara, el ejemplo es que se compra entre US$50 y US$60 MW en el mercado eléctrico y el INDE vende a US$85 entonces gana algo.  Pero, ahora vienen a hacer un contrato de US$95 por MW, entonces se estaría perdiendo.

La inversión para 110 MW puede estar alrededor de US$1.5 millones por megavatio, pero eso es nada con el valor de contrato de compra de energía, el INDE estaría comprando miles de millones de quetzales.

Escobar cree además que existen otras inconsistencias en el evento que según él lo hacen inviable:

Primero: No hay una base contractual bajo la cual se categorice este contrato: no se especifica si es compra, venta, concesión, servicio. Pusieron un gallo gallina que no tiene sentido. 

Segundo: no cuenta con estudios de factibilidad

Tercero: no se justifica, hay errores de fondo con las que se manejaron las bases.

Los ministros de Energía y Minas y de Economía, quienes apoyan el negocio, no respondieron a las llamadas de este reportero para conocer su postura.

En el Congreso ya se agenda, para la próxima semana, una citación al consejo del INDE para que expliquen sobre esta licitación.

Orlando Blanco diputado de la UNE comenta:

Estamos por citar al Ministro de Energía y Minas y los directivos del INDE, no solo son estos contratos. El tema del oleoducto es uno de ellos, pero también el tema de energía solar, hay muchos cuestionamientos sobre el despilfarro que se ha hecho en el INDE.

Hasta ayer  una fuente no se habían presentado oferentes, por lo cual no se descartaba prorrogar el plazo.