Ayer se inició la etapa de apertura a juicio contra la exsecretaria y subsecretario de Bienestar Social (SBS), Anahí Keller y Carlos Rodas, así como de Santos Torres exdirector del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, que el 8 de marzo pasado se convirtió en un infierno que provocó la muerte de 41 niñas y adolescentes.

Ahora se sabe que el salón de clase donde las chicas fueron encerradas, ardió en llamas sin que las autoridades respondieran a los gritos de auxilio. 15 de las sobrevivientes han contado que ese día las mató el fuego, pero que vivían el infierno en ese hogar cada día.

Ante las protestas de las adolescentes, las autoridades las encerraron: 41 voces se apagaron aquella mañana, pero 15 esperan resonar en una sala de tribunales el próximo 18 de agosto, cuando relaten como testigos ante un juzgado. Ellas contarán qué ocurría entre las cuatro paredes del Hogar seguro Virgen de la Asunción.

Estafani Sotoj Hernández, de 15 años, sobreviviente de la tragedia es una de las chicas que prepara para brindar su testimonio de lo que pasó el 7 y 8 de marzo. Una de las jóvenes con quien Estefani compartió en el Hogar Seguro, que estaba embarazada, murió aquel ocho de marzo. El papá de la chica, Carlos Sotoj, dice que su hija tiene mucho que contar al juez.

“La monitoras las golpeaban, las ponían a bañarse desnudas entre todas, ella tuvo una amiga que le contó que estaba embarazada, ella me contó: fíjate papá que a una mí amiga la embarazaron ahí, pero ella lamentablemente falleció, ella solo miraba que se las sacaban a la fuerza y las regresaban en la madrugada”

Sotoj de 15 años huyó de su hogar. Así lo recuerda su papá, ella es una de las adolecentes que, a raíz de sus quemaduras, recibió tratamiento médico en Estados Unidos y regresó en abril, le fueron amputados cuatro dedos de su mano izquierda, uno de la mano derecha y cuatro del pie derecho.

La historia de Ashly Gabriela, también de 15 años, es muy diferente, ella falleció en el incendio, su mamá, Dasia Ramírez dice que su hija conoció el Hogar Seguro tras huir de los abusos de su papá. Ashly Gabriela creció en un hogar donde se cometía violencia intrafamiliar, sus papás se separaron por esa razón, ella vivía con su papá, sin saber que después que él convertiría en su agresor.

“Mi hija vivía con su papá, ella conoce el hogar porque su papá intento abusar sexualmente de ella, por eso huye, yo lo único que tengo es la denuncia en donde dice que ella se escapó de la casa por abuso sexual de su papá”

La señora Vianney Hernández siente culpa de haber internado en el Hogar Seguro a su hija de 14 años, Ashly Angely, cree que fue la peor decisión de su vida, pero asegura que lo hizo para evitar que continuara con amigos que, según ella, no eran de bien para su hija; rechaza la dura crítica social hacia las niñas de ese hogar, que las tacha de delincuentes.

“Me dijeron aquí se le va a dar todo, me describieron que era un hogar lindo y era un infierno, si yo hubiera sabido que ella iba estar en ese estado yo no la hubiera dejado, porque yo fui quien puso la denuncia y yo decidí internarla por su bien”

Los padres entrevistados consideran que las autoridades se han olvidado de los sobrevivientes de esa tragedia. Temen impunidad, por eso empiezan a organizarse en un movimiento al que han llamado “Nos Duele 56”, por las 56 víctimas del 8 de marzo. Por este caso hay 8 procesados, de la Secretaría de Bienestar Social, Procuraduría General de la Nación, Procuraduría de los Derechos Humanos y Policía Nacional Civil. Ayer, Candida Rabanales renunció al cargo como Secretaria de Bienestar Social tras haber asumido el 14 de marzo.

 

Escuche la nota aquí