fbpx

Investigación contra alcalde de Ipala: tres jueces quisieron esquivar el caso

Escrito por Henry Bin

16 May, 2021

En marzo de este año la Fiscalía de Delitos de Narcoactividad del Ministerio Público (MP) solicitó un antejuicio a Esduin Javier Javier, alcalde de Ipala, Chiquimula, apodado “Tres Kiebres”. La sospecha de los investigadores es que el jefe edil forma parte de una estructura criminal dedica al trasiego de drogas, armas y lavado de dinero.

La investigación surgió de una alerta del gobierno de los Estados Unidos: la fiscalía cuenta con escuchas telefónicas que vinculan al jefe edil con una red supuestamente involucrada con el asesinato del tres hombres que asistieron en febrero 2020 al encuentro de boxeo entre el alcalde de Ipala y el de Mixco, Neto Bran.

El MP busca investigar a Javier Javier, pero la llegada del expediente a los juzgados de Chiquimula genera presión y temor en los jueces: los tres magistrados de la Sala de Apelaciones del departamento se inhibieron de conocer el caso bajo el argumento de deficiencia en su seguridad.

César Augusto Ávila, juez presidente de la Sala de Apelaciones.

Nosotros no estamos en el complejo judicial, estamos en una casa particular: no tenemos infraestructura, no tenemos seguridad, solo contamos con un agente, -hace dos meses se robaron la motocicleta de un pasante-.

El temor de los magistrados no es causa para inhibirse de conocer el caso, respondió la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que rechazó el planteamiento de los integrantes de esta sala. El artículo 122 de la Ley del Organismo Judicial establece entre que, entre otros, impedimentos para que un juez conozca un asunto, solo se puede invocar parentescos, resultar afectados o asociados con un interesado o haber conocido ya el caso.

El presidente de la sala, aunque manifiesta miedo, señala: “no estamos prejuzgando que él -el alcalde- sea parte de la estructura” pero en realidad no tenemos seguridad.

Los togados de esta judicatura resolvieron ante el rechazo de su inhibitoria y asignaron a Víctor Ricardo Villeda del Tribual de Sentencia Penal de Chiquimula como pesquisidor. Ávila dice que este juez está en igual condición que ellos, pues no cuenta con seguridad. Al consultar a Villeda se limitó a decir:

 “No quisiera adelantar ningún comentario, yo como juez debo hacer lo que la ley dice que debo hacer”.

Aparte de la seguridad el presidente de la Sala de Apelaciones también señaló que el proceso contra siete aprehendidos más en este caso, se lleva a cabo en el Juzgado de Mayor Riesgo C, a cargo de la jueza Eva Recinos, en la capital.

 

Pablo Xitumul, juez presidente del Tribunal C de Mayor Riesgo, señala que la competencia es de los juzgados de Chiquimula porque fue ahí donde tiene origen el acaso, además de que:

El antejuicio no es un caso penal, son diligencias constitucionales y se deben agotar los procesos y ellos son los llamados a resolver eso “ese es su chance” no pueden rehuir.

No obstante, el juez de mayor riesgo señala que el temor es natural y siempre existen intimidaciones y presiones, pero:

“Para darles seguridad como se le da a mayor riesgo, tiene que haber un análisis”.

Javier Javier es señalado de asociación ilícita, comercio tráfico y almacenamiento ilícito y asesinato. En 2015 la extinta Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) advirtió de la participación del alcalde en grupos criminales.