Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

El 14 de enero 2020, 110 diputados de la actual legislación deberán entregar su curul a nuevos congresistas que contaron con la simpatía de los guatemaltecos para su representación en el Organismo Legislativo.

Los días están contados y aunque ninguna  autoridad confirma la existencia de un acuerdo para indemnizar a los salientes, la información de varios entrevistados indica que la Junta Directiva del Congreso de la República emitió un acuerdo para que los diputados que dejan la curul en enero próximo, puedan reclamar el pago de una indemnización universal. Un honorario no contemplado en la ley.

Ninguna autoridad del Organismo Legislativo confirma en los micrófonos esa disposición, pero integrantes de la Junta Directiva rechazan la existencia de dicho acuerdo.

Uno de los salientes, quien declinó hablar ante los micrófonos, confirmó que el acuerdo existe, el cual contempla que los representantes, en lo individual, planteen la solicitud para recibir la compensación económica

Xiomara Conte, Secretaria General del Sindicato de Nacional de Trabajadores del Organismo Legislativo (STOL), también señala que saben de la existencia del acuerdo, sin embargo, dijo que las autoridades no han entregado el documento:

Sabemos que hay una ley en la que quieren pedir una indemnización. Me imagino que es la indemnización universal por los cuatro años laborados.

Lo niegan

A sus afirmaciones se contraponen las declaraciones de integrantes de la Junta Directiva, como Armando Escribá, tecer vicepresidente del Congreso:

 Falso, no ningún pago de prestaciones.

Fernando Linares Beltranena, unos de los 110 diputados que dejará la curul el 14 de enero, dice no tener conocimiento de la autorización para el cobro de una indemnización universal, aunque lo considera legítimo:

Si se hace una comparación de dignatarios y funcionarios públicos, usted verá que lo que ganan los diputados está por debajo de lo que ganan los magistrados de Salas de Apelaciones y nunca recibimos un bono. Entonces, una indemnización universal, de alguna manera, compensa estos sueldos que están muy por debajo de la media.

El salario mensual promedio de un juez de Paz es de Q12 mil, un juez de Primera Instancia Q20 mil y los magistrados devengan Q27 mil. Mientras que el presidente del Congreso recibe Q44 mil mensuales, un diputado integrante de Junta Directiva entre Q39 y Q44 mil; cuando el resto de los diputados devenga  Q24 mil cada mes.

Pagos a trabajadores

El sindicato del Congreso denunció además que un grupo de diputados solicitó que le sea pagado el tiempo laborado a sus trabajadores bajo contrato 022, una disposición prohibida por la ley de servicio civil. La duda, del sindicato es si ese tiempo fue trabajado, ya que bajo dicha modalidad, nadie está obligado a dejar un registro.

Nos han informado que les quieren pagar vacaciones al personal -154bis- que trabaja con ellos y el artículo 28 de la Ley de Servicio Civil habla que las vacaciones no son acumulables ni compensables en dinero.  Por lo que nos oponemos a que se paguen esos servicios porque no existe control administrativo para demostrar que cumplieron con las jornadas de trabajo.

Estos trabajadores temporales que laboran directamente con los diputados reciben salarios que entre Q18 y Q24 mil.