Por un lado la mesa fallida de diálogo que el presidente Alejandro Giammattei intentó articular para proponer un nuevo presupuesto para 2021. Y, por el otro, la convocatoria a un nuevo fin de semana de protestas en las plazas, los grupos se preparan y lo tienen claro: no es solo el presupuesto el reclamo, es un cúmulo de causas.

La represión de las fuerzas de seguridad en la primera gran protesta contra el Gobierno provocó que dos personas perdieran sus ojos, hubo niños y adultos alcanzados por las bombas de gas lacrimógeno, aparte de las personas capturadas mientras protestaban pacíficamente.

El #N21 quedará marcado para la familia Coronado. Ese día cuando regresaron a casa, su hijo de 24 años, un instructor de yoga y dos sobrinas suyas de 49 y 19 años, fueron capturadas, ella no los dejó:

A mí no me aprehendieron, contra quien iban era contra mi hijo y cuando vi que se lo empezaron a llevar entonces corrí a agarrarlo. Mi temor era que lo golpearan. Lo agarré no lo solté, lo subieron y yo me subí a la palangana del carro de la PNC y fue hasta cuando llegamos al Organismo Judicial que me esposaron y metieron presa, pero en realidad yo me fui por mi hijo.

Roxana Coronado y sus familiares pasaron unas 30 horas en las carceletas, fueron capturados el sábado entre las 7 de la noche y salieron de los tribunales la madrugada del lunes, su audiencia se prolongó pues se les acusaba de daños al patrimonio, cargos que el Ministerio Público no pudo probar.

Mi sobrina está en el 8º semestre de arqueología y me decía “nosotros velamos por el patrimonio” y ella recalcó eso en la audiencia.

 

Foto: Periodista Jody García.

Esta familia lejos de temer, salió con más ánimo de denunciar lo que sucede en el país. Las fotografías de esta madre de 51 años recorrieron las redes ayer: aún con las esposas sostuvo en pequeño papel con la frase “Gracias, nos vemos en la plaza el 28”.

Lo importante es que no nos dejemos amedrentar, tenemos el derecho a manifestar y no nos pueden coartar, no pueden capturar a personas inocentes y actuar con brutalidad. ¡Somos pacifistas! pero eso no quiere decir que nos van a intimidar. Cuando fui el sábado a manifestar pensaba en todos los niños desnutridos, en la carceleta donde estaba mi hijo había un muchacho de San Cristóbal Verapaz, él llegó a manifestar porque sus papás se quedaron sin casa por las lluvias y no los han ayudado.

Coronado es defensora de Derechos Humanos de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado. Nery Rodenas, director de esta entidad, lamenta los hechos del sábado y cree que el Gobierno recurrió al recurso el dialogo con determinadas asociaciones y agrupaciones para frenar el rechazo social, no obstante:

Tiene que haber una convocatoria al diálogo. No que salga del Presidente, sino una entidad con mayor solvencia moral y ética, ya que la desacreditación del mandatario es alta y por lo tanto, no va a rendir frutos.

 

 

Algunos de los entes convocados como la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asies) e Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI) declinaron de participar, a pesar de que accedieron originalmente.

La Junta Directiva del Congreso, que después de emitir un mensaje a la media noche del lunes, no se había pronunciado, finalmente convocó a los diputados para conocer las objeciones al decreto de presupuesto y archivarlo.

Ayer en la instancia de jefes de bloque, Carlos Barreda, diputado de la Unidad Nacional de la Esperanza dijo a la Directiva:

“El tema de fondo no es el presupuesto, sino el desempeño de: la crisis sanitaria del Coronavirus, tormentas ETA e IOTA y las denuncias de corrupción investigados por el ministerio Público”.

La convocatoria está planteada: el sábado a las 2:00 distintos grupos hacen el llamado para llegar de nuevo a la plaza.

Camila Samayoa, de la asociación de estudiantes de la Universidad Rafael Landívar: Tenemos comunicación con AEU -Usac- y con colectivos urbanos y queremos enlazarnos con Universidad del Valle de Guatemala -UVG- para que haya mayor participación de universidades privadas.

El fin de semana dos estudiantes landivarianos fueron capturados y puestos en libertad posteriormente.