Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

En el camino de la recuperación después de un accidente vial, las víctimas guatemaltecas deben jugar a una ruleta de la suerte para reclamar sus indemnizaciones: la cobertura de daños solo depende de la responsabilidad de quien lo causa y, claro, queda en manos de los abogados o de las aseguradoras.

En pleno duelo, dos jóvenes de 16 y 21 años junto con su abuela se enfrentan a los trámites legales que involucra acusar al piloto que conducía el tráiler que el 29 de diciembre, mató a cuatro miembros de la familia Vásquez Matul: los padres con dos hermanos menores. Todos  originarios de Salcajá, Quetzaltenango.

Cuatro miembros de la familia Vásquez Matul murieron en el accidente. (foto: La Prensa de Occidente)

David, de 16 años, el segundo de los hijos Vásquez Matul, estudia bachillerato en Educación. Con la muerte de sus padres deberá velar por su abuela de 78 años y estar pendiente, junto con su hermano, del proceso legales.

El joven cuenta que el día del sepelio, el abogado de  la aseguradora intentó que se firmara un documento con una cifra de indemnización que no lograba cubrir ni siquiera los gastos funerarios:

“El ofrecimiento estaba entre Q5 mil y Q9 mil. Él llegó y nos dijo que necesitaba que firmáramos un documento, que él ya había solventado la situación. Entonces se le preguntó qué era lo que incluía y solo estaba cubriendo el entierro. De último nos dijo que lo que nos podía dar eran Q12 mil, pero no firmamos nada porque eso se arregla en un juzgado y no en pleno dolor”.

El día del accidente los papás de los jóvenes iban con sus dos hermanos menores a comprarles ropa para el estreno de año nuevo, cuando José Leonel Acevedo, de 42 años, conducía un tráiler propiedad de la empresa de contenedores Maersk según información del Ministerio Público; aparentemente le fallaron los frenos al vehículo y el tráiler cayó encima del carro donde viajaban 4 integrantes de la familia Vásquez Matul. Todos murieron al instante. El piloto fue enviado a prisión preventiva  bajo cargos de homicidio culposo.

La familia teme que los responsables eludan la responsabilidad económica:

Solo quieren dar una mínima cantidad pero eso no cubre nada, ni siquiera el carro. En los últimos días hemos tenido que gastar más de lo que la aseguradora nos ofreció. Tal vez ese dinero no nos devuelva la vida de nuestros papás, pero ellos tienen que hacerse responsables por cada persona.

Según los familiares la empresa propietaria del vehículo no se ha comunicado. ConCriterio intentó vía telefónica  y vía mail comunicarse con ellos, pero al cierre de la nota no hubo respuesta.

Enrique Murillo, director ejecutivo de la Asociación Guatemalteca de Instituciones de Seguros (Agis), dijo que la respuesta de una aseguradora depende del servicio que adquiere la empresa.

“Cuando el propietario tiene una cobertura de responsabilidad civil, cubre todo el daño que causa a terceros: si hay mercadería, si hay personas lastimadas, daño a vehículos. Aunque la cobertura tiene límites”.

En el país, de acuerdo con Murillo, entre un 10 y 12 por ciento del total de vehículos están asegurados. Actualmente la legislación guatemalteca obliga solo a  propietarios de autobuses extraurbanos de pasajeros a poseer seguros, sin embargo de acuerdo con Murillo, la cobertura de transporte pesado es alta, aunque no puede precisar el dato.

Angélica Tojín quedó con dificulta para mover partes de su cuerpo tras el accidente.

Angélica Tojín, una mujer emprendedora de 46 años, recuerda el 17 de mayo de 2017 con claridad: ese día conducía su vehículo en kilómetro 18 de la ruta Interamericana, a inmediaciones del paso a desnivel de ciudad San Cristóbal, zona 8 de Mixco, cuando su carro y  13 automóviles más fueron embestidos por un tráiler:

“Cuando vi para un lado  venía el tráiler hacía mí, solo agarré el timón y aún me pude correr para en medio y desde ahí ya no supe más. Cuando desperté, estaba en el sanatorio (…)  no podía respirar, no podía mover mis piernas, tenía una herida en el estómago,  tres hernias en la columna, la clavícula, el brazo, muchos golpes…”

Las lesiones sufridas aún no le permiten la movilidad normal  en su brazo derecho y columna. Ha pasado un año y medio y las terapias continúan. En ese tiempo logró acuerdos con la aseguradora a través de sus abogados, comenta:

“El seguro nos cubrió el abogado, el sanatorio y carro; casi el 80 por ciento”. Aunque su familia incurrió en gastos de por lo menos Q146 mil para sus curaciones.  En este caso, la cobertura fue para 8 personas afectadas.

En marzo del año recién pasado, cuando ocurrió otro accidente en el mismo tramo, Tojín iba por esa ruta; los contratiempos la libraron del percance que dejó 7 muertos, 21  heridos y  25 vehículos dañados. Por ese accidente las aseguradoras pagaron Q3 millones según Agis.

Accidente en el km 19 de la ruta interamericana choque de trailer en san cristobal

ver completo en http://one-views.blogspot.com/

La legislación vigente establece que este año, no podrán obtener licencias tipo A y B quienes no hayan concluido la primaria. Además, la ley establece que luego de un accidente, la empresa propietaria de un vehículo está obligada a identificar al conductor del mismo mediante declaraciones  juradas de su residencia,  DPI, y licencia de conducir. La ley Preventiva de hechos de Tránsito  fue aprobada de urgencia nacional en 2014, ocho meses después de un accidente que cobró la vida a 54 personas en San Martín Jilotepeque, Chimaltenango.