El 16 de junio la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que un  medicamento utilizado desde los años 70 puede salvar la vida de pacientes críticos con Covid-19: se trata de la dexametasona, un desinflamatorio que ayuda a estabilizar al paciente grave.

            No pasaron muchos días para que los proveedores ofertaran la medicina en Guatecompras, el portal de negocio del Estado, a requerimiento de instituciones.

            ConCriterio publió el viernes 26 de junio una nota con información errada al afirmar que el Sistema Penitenciario compró el medicamento 21 veces más caro del precio al que compra el Seguro Social. El texto original indicó que el proveedor Álvaro Ernesto Aceituno Rubio vendió el fármaco a Q7 mil 160 cada unidad, cuando lo correcto es que el Sistema Penitenciario pagó a Q7.16 cada ampolla de Dexametasona.

            El error es producto de una confusión al interpretar los números. Antes de publicar la nota, ConCriterio se comunicó con las autoridades del Sistema Penitenciario e intentó hablar con el proveedor del medicamento, pero la imposibilidad de hallar respuesta de parte de ambos, impidió que el reportero cayera en la cuenta de su equivocación. La editora tampoco solicitó una verificación cruzada para evitar el error.

            ConCriterio ya ofreció una disculpa a las autoridades por la confusión y de la misma manera las ofrece al proveedor, a quien intentó localizar de nuevo, pero resultó imposible.

            Y ofrecemos una disculpa, en especial, a nuestra audiencia.

            ConCriterio eliminó la nota de este sitio, pues dado que es información equivocada, no tiene sentido que quede en un registro electrónico y que en el futuro desoriente o confunda a quien la consulte.

Claudia Méndez Arriaza – editora

Henry Bin – reportero