Dos alcaldes del departamento de Guatemala han cobrado durante 36 meses de gestión, dietas por Q3.4 millones. Neto Bran, alcalde de Mixco, es quien más ha recibido por asistir las juntas de trabajo; de enero 2016 a agosto 2018 la comuna le pagó Q1.7 millones. Cada sesión a la que asiste el alcalde, le cuesta al vecino de Mixco Q3mil.  Mientras que en Villa Nueva, pagan Q4 mil por asistencia a las reuniones de concejo. Édwin Escobar, jefe edil de ese municipio, ha recibido Q1.5 millones por esas representaciones. Todo libre de sus salario. Así lo reveló el sitio digital Plaza Pública en su nota “Los alcaldes del millón y medio”.

Las sesiones pueden durar entre 50 y 90 minutos y tiempo en el cual los funcionarios municipales pueden ganar entre Q2900 y Q3900

Con las reformas al Código Municipal de 2012, la ley le da la facultad al concejo para que se establezca montos en salarios y pago de dietas de sus representantes. En los años 90, lo establecía también este cuerpo municipal; sin embargo, lo definía cada órgano para la próxima administración para evitar los abusos. Ahora son ellos mismos quienes  deciden cuánto dinero quieren cobran por conocer los temas del municipio.

Alfredo Cifuentes, exconcejal de la municipalidad de Villa Canales (2004-2008), recuerda que el monto de pago de dietas fijado durante su administración fue de Q1 por sesión.

Va depender de la capacidad económica de cada municipalidad para establecer el monto de las dietas. Se requiere de la aprobación de las dos terceras partes de los miembros. Pero es lamentable que esos alcaldes tengan cantidades desorbitante en dietas y aparte tienen gastos de representación y otros porcentajes que son arbitrarios.

En su caso sesionaban cuatro veces a lo semana como lo establece la ley. La clave para que los alcaldes cobren dietas dice, es hacer las reuniones, en días y horas inhábiles ya que de lo contrario la ley no les permitiría gozar de esos beneficios económicos.

Rony Linares, asesor en temas de gobierno municipal, así lo  cree también y explica el fundamento legal:

El Código Municipal en el artículo 44, establece que los cargos de síndicos y concejal son de servicio a la comunidad y prestación gratuita. Sin embargo, exceptúa  que podrán recibir remuneración por el sistema de dietas a las sesiones que asistan, siempre y cuando si la condición financiera lo permite. Ahora, la misma ley  establece que tanto el alcalde como el secretario podrán cobrar dietas, siempre y cuando las sesiones se celebren fuera del horario de trabajo municipal.

Linares considera que el cobro millonario en dietas solo demuestra  que “se ha pervertido el modelo y por lo tanto se cometen abusos”

Es un tema de responsabilidad y consciencia de los funcionarios y también de los vecinos que exijan participar en la sesiones para verificar la importancia de los temas. Si los tópicos son de beneficio para el municipio no se vería como un gasto, sino una inversión.

El exconcejal en tanto cree que lo que se necesita es mayor fiscalización y auditoría estatal y social.

Realmente quien debe fiscalizar es la Contraloría General de Cuentas, por otro lado el rol que deben jugar los Consejos Municipales de Desarrollo son muy importante, entre los dos pueden hacer un trabajo efectivo en el combate a la corrupción.

El Código Municipal establece que se debe realizar por lo menos una sesión a la semana sin embargo abre la posibilidad a llevar a cabo sesiones extraordinarias. La Junta Municipal puede declararse en sesión permanente, cuando la importancia y urgencia del asunto lo amerita.