“Yo soy temeroso de Dios y cuando he tomado esta decisión creo que puede tener repercusiones”.

Con en esa frase en 2015, Alejandro Sinibaldi tomó la decisión de renunciar a sus aspiraciones a la presidencia de la República, impulsado por el desaparecido Partido Patriota (PP), el vehículo que llevó a decenas de sus integrantes al poder y posteriormente a la prisión.

En julio 2016 tomó otra gran decisión: huir de la justicia y cuatro años después, una decisión más que se materializó ayer lunes: entregarse a las autoridades.

Sinibaldi estuvo en Italia y fue desde aquel país que llegó a Guatemala, Juan Francisco Sandoval, jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI):

Salió de la ciudad italiana de Florencia, hacia Ámsterdam, luego se desplazó a la ciudad de México y luego a Tapachula.

De acuerdo con Sandoval, desde hace nueve meses la Fiscalía entró en contacto que sus abogados quienes solicitaron el acompañamiento para su entrega: entonces el MP apoyó su traslado al país, no obstante, el fiscal aclaró:

“Eso no significa que el MP tenga asumido algún compromiso”

Sinibaldi es requerido por su participación en 5 casos de corrupción acusado de lavado de dinero y asociación ilícita principalmente.

Sobre las acusaciones de corrupción en torno a la construcción de obra pública, se pronunció a su llegada a los Tribunales y dijo:

“Contar la verdad significa hablar de muchas cosas, por ejemplo; los constructores que me llamaron extorsionistas, los creadores del sistema de corrupción son los constructores, los ministros son aves de paso”.

Sinibaldi creo empresas de cartón para cobro de comisiones

Al exministro además se le vincula con procesos de corrupción en el Caso Odebrecht, bajo sospecha de que fue él quien ideó el cobro de US$18 millones en sobornos. En los casos Transurbano y Arca donde se supone que se apropió de recursos estatales.

Muchas de sus empresas eran de cartón y servían para canalizar los dineros de la corrupción dijo la exasistente:

A lo largo de los 12 años que trabajé con él se crean alrededor de 45 sociedades anónimas de las cuales solo en dos o tres aparece él directamente.

El 7 de agosto de 2018, Anelisse Herrera Monterroso quien por 12  años fue la mano derecha de Sinibaldi lo señaló de tener Q100 millones en efectivo y US$2 millones de ilícitos que distribuían en cajas fuertes en apartamentos de la zona 10. Cuando empezaron los allanamientos en propiedades de la exvicepresidenta Roxana Baldetti, la Fiscalía asegura que Sinibaldi, con la ayuda de sus hermanos, escondieron Q39 millones.

“En su oficina de la zona 10, deja Q3 millones. A Rodrigo Sinibaldi le da Q2 millones; a Álvaro Sinibaldi Q2 millones; a una bodega de la zona 5 manda Q5 millones y a Pedro Valenzuela le da Q2 millones y como una persona no pudo llegar a traer Q4 millones, también se los da a Pedro Valenzuela”.

Sinibaldi tiene unos 17 años de recorrido político: en 2003 dirigió el Instituto Guatemalteco de Turismo, entre 2008 y 2012 fue diputado al Congreso de la República y también fue candidato a la alcaldía de la capital. Cuando declinó de su partición a la Presidencia con el PP, el desaparecido Movimiento Reformador, ahora convertido en el partido PODEMOS, lo invitó a ser su candidato a la Presidencia, pero también declinó.

Sinibaldi compró diputados de MR según colaboradora de la justicia

Según la asistente de Sinibaldi, el exministro era él dueño de la ficha política a través de la cual compró a los diputados del PP y otras bancadas para que MR tuviera representación. Sobre esto, Sinibaldi respondió en una entrevista a Soy502:

Y esa bancada se forma a solicitud de 4 diputados: José Fernando Chenal, Boris España, Luis Contreras, Iván Arévalo y lo que me dicen es que la mayoría de los diputados distritales se iban a retirar del PP y otros partidos; eran unos 15 diputados y yo hice una selección.

Sinibaldi tiene inmovilizados 40 inmuebles, 9 vehículos, 7 cuentas bancarias, 8 cheques de cajas.