Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

El presidente electo, Alejandro Giammattei, solicitó a los diputados del Congreso de la República que antes de aprobar el presupuesto general de ingresos y egresos del Estado revisen, ajusten y reasignen algunas partidas.

Según Giammattei, su equipo analizó el presupuesto planteado por la actual gestión del Ministerio de Finanzas, pero para su sorpresa los diputados modificaron las partidas que afectarán su gestión.

El presupuesto que se está analizando en el Congreso de la República dista mucho de las necesidades de la población, especialmente porque:

  • Se ha reducido Q1.4 millones al Ministerio de Comunicaciones, lo cual repercutirá en la reparación de las carreteras y no se podrán construir más.
  • A Educación se le redujo Q175 millones y afecta la reforma que se proponen impulsar: castigan programa de alimentación escolar y la ampliación educativa.
  • En salud se redujeron Q260 millones que impacta programas de nutrición y materno infantil. No es posible que tengamos 48% de los niños desnutridos y estemos castigando estos proyectos.
  • En Gobernación hay Q122 millones menos, lo cual afecta la prevención de violencia, combate a la corrupción y dotación de insumos a la PNC: se redujo la partida en combustible en 47%.
  • Justica se restó en Q125 millones.

Sobres la integración de 28 nuevas Organizaciones No Gubernamentales a las que el Estado subvencionará en 2020 el presidente electo dijo que se trata de un aporte “hipotético” y así lo justificó:

Puede ser que algunas de estas no cumplan con los requisitos y, por lo tanto, no tenemos por qué darles el dinero. Vamos a solicitar a la Contraloría General de Cuentas que, dependiendo de la aprobación del Congreso, se demuestre que llenen los requisitos.

Y ¿la aprobación del presupuesto no los amarra con las ONG? Hipotéticamente, ¿hará alguna evaluación de esas oenegés? Por supuesto que sí y vamos a cumplir con lo que establece la ley. Todas las que reciban dinero del Estado entran que cumplir los requisitos previos, hay leyes que hay que respetar.

Los hombres cerca Giammattei

Las declaraciones las ofreció el presidente electo en la casa de transición, la cual visitó ayer Édgar Barquín, expresidente del Banco de Guatemala y excandidato vicepresidencial que acompañó a Manuel Baldizón, condenado por tráfico de influencias en 2016. Tras aceptar su culpabilidad Barquín fue suspendido por 5 años de la función pública; ¿qué hacía con Giammattei?

 “Le hemos consultado temas económicos. No tiene ningún nombramiento en el gobierno”.

Giammattei también admitió que Arnoldo Vargas, exalcalde de Zacapa condenado en Estados Unidos a 25 años de cárcel por trasiego de drogas, participó de una reunión con alcaldes electos a la cual el presidente electo convocó.

El exalcalde intentó participar para una reelección en las pasadas elecciones, pero el TSE le negó la inscripción, pero el comité cívico que lo impulsó ganó las elecciones, al respecto Giammattei respondió:

No es mi culpa que el señor Vargas haya sido incluido en la papeleta y si va a tomar o no posesión, es decisión del TSE.

“Él ya pagó una pena, fue extraditado y cumplió su pena”.

En las oficinas del gobierno electo también se encontraba el diputado independiente Melvin Caná, a quién en 2017 se le abrió un antejuicio por no declarar joyas cuando ingresó al país. Caná ha sido contratista del Estado por Q2 millones entre 2010 y 1015. Giammattei respondió que es su amigo y dijo no saber si tendría algún cargo en su gobierno.