Una “alerta de corrupción” se encendió en el ministerio de Salud Pública y Asistencia Social. Diputados de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) sospechan que Labymed, la empresa que vende las pruebas para diagnosticar Covid-19 recibe contratos a dedo de los hospitales. En abril, ConCriterio reportó que la proveedora donó al Hospital Provisional del Parque de la Industria las procesadoras de los test  que justamente una semana después iba a ofertarle a ese centro asistencial.

Carlos Barreda, jefe de Bloque de la UNE, señala que son 7 hospitales en donde la empresa donó las máquinas de las muestras y eso genera suspicacias:

-Publicidad-

-Publicidad-

Entonces aquí la jugada fue: te entrego el equipo y me compras a mí, eso es lo que se debe investigar, porque aquí hay un acuerdo ¿de quiénes? ¿Serán directores? ¿jefes de compra? ¿será una estructura? y esto podría ser tráfico de influencias porque la empresa donó unas máquinas y a partir de ahí es casi a la única que le compran.

De acuerdo el congresista, Labymed ha vendido al Ministerio de Salud el 94% de las pruebas rápidas o de antígeno y el 22% de las PCR, por un valor de Q55.5 millones. Cada prueba rápida le cuesta a Salud Q198 y cada PCR Q448. Las máquinas que fueron donadas a Salud procesan las PCR, cuyo resultado es más certero.

 

Óscar Dávila, director de la Comisión Presidencial Contra la Corrupción, dijo en la cita con los diputados que su unidad sigue al tema y en tres semanas tendrá resultados:

“Habíamos verificado que se habían hecho esas donaciones de esas máquinas y sí nos había llamado la atención ese tipo de acción: nosotros lo presumimos y lo pensamos y conforme se fue pasando el tiempo vimos qué si se empezaron a comprar las pruebas.  Vamos a acoger la alerta de corrupción. 

Walfred Rodríguez, subcontralor de la Contraloría General de Cuentas, en tanto dijo:

Ya tenemos una auditoría ahí, pero con estos actos nosotros nos reunimos con la comisión. Ustedes tienen toda la razón, ese cuadro muestra que la que tiene un mayor monto adjudicado es Labymed.

Barreda señaló que el 22 de abril, Sandra Rodas, jefa de compras del hospital de Retalhuleu, envió una carta a Rolando García, director de dicho centro, para informar que anularía un evento de compra por Q84 mil  adjudicado a  Labymed pues hay correo donde “según el adjudicatario, el Ministerio de Salud y Labymed acordaron un precio”.  El diputado lee esas líneas como un “pacto colusorio”.

Este reportero intentó comunicación con Iñaki Altuna, representante de la compañía, pero no respondió.

Sí lo hizo el director del Hospital de Retalhuleu quien recordó: creo que había ofertado en Q600 las pruebas y después las ofertaron en Q400, por eso la encargada de compras tenía que enviarme esa nota. Aquel evento fue en abril y justo en aquellas fechas, Altuna el representante de Labymed dijo a ConCriterio que bajaron de Q648 a Q448 el costo de las pruebas.

Rudy Lara, representante de ATP Diagnóstica, un competidor de Labymed, se queja:

Los encargados de compras le dan trato especial a esta empresa al no presentar documentos o precio más caro y les adjudican.

El evento para la compra de 120 mil pruebas fue anulado porque ninguno de los participantes tenía certificación de la FDA, OPS-OMS. Pero posteriormente se le adjudicó a Labymed una compra directa por Q23 millones.

Lea también:

Pruebas Covid-19: llegó con un donativo y salió con un millonario contrato

Labymed: la empresa que en abril entregó una donación al gobierno hoy obtiene los contratos más caros