La semana del 05 de noviembre cuando ETA destrozó San Cristóbal Verapaz, Alta Verapaz, una niña de 12 años de esa comunidad experimentaba el dolor de parir a un niño. Un caso bajo investigación en el Ministerio Público por la presunta violación de menor: se sospecha que el agresor y papá del niño es el hermano.

El caso es paradigmático porque muestra cómo se normaliza la iniciación sexual a temprana edad, cuando las mujeres aún son niñas y con un agravante: el iniciador sexual debe ser un familiar, cuenta Gulyana Gamboa, abogada del Instituto de la Víctima, a cargo de este caso:

La familia justifica que esto normal, que ya estaba en edad de experimentar estas situaciones -tener relaciones sexuales- y lastimosamente acá en las aldeas, ellos tienen la idea que tienen que ser los familiares los que tienen que estar primero con las mujeres. Hemos escuchado que el papá dice: mi hija tiene que estar primero conmigo o con un hermano.

Los investigadores realizan las pesquisas para determinar si el agresor es un familiar. La familia, de acuerdo con la abogada, quizá por una cuestión cultural o falta de educación guarda distancia del proceso. La niña tuvo que salir de casa y vive con otra mayor quien le da acompañamiento al proceso, pero según Gamboa tiene temor:

En la casa hay otra niña pequeña -de 11 años- y nos cuenta la hermana que tienen miedo de que le pasen lo mismo.

Tomas Sen un líder indígena de Sololá y exvicealcalde rechaza que existan estas prácticas en las comunidades:

Eso es un invento porque no es correcto. Las normas de los pueblos indígenas son de respeto. Es pura mentira que tengan que tener relaciones con primos, hermanos o papás, lo rechazamos.

La justicia indígena que es un intermediario en las comunidades y no entra a conocer estos temas enfatiza Sen:

No podemos, para esos están los tribunales de justicia. Aquí donde vivo un abuelo que abusó de su nieta, la misma niña denunció y ahora tiene que estar 20 años en prisión en Xela.

 

Los familiares de la niña de 12 años que se convirtió en mamá, viven en pobreza, la menor abusada no iba a la escuela; no obstante, la hermana mayor que la rescató, logró por su cuenta continuar sus estudios, pero:

Ella sí estudió porque se fue de la casa y está haciendo lo posible por superarse y esto lo ven mal porque dentro de la creencia de estas comunidades ellas no tienen derecho a esto.

El caso central de esta nota periodística está bajo investigación y en la agencia fiscal de la Mujer en Alta Verapaz hay unos 200 procesos más. Así lo cuenta Evelyn Moreno, fiscal del Ministerio Público a cargo de esa sección. Al consultar a Moreno si las investigaciones han comprobado que existe una cultura en la que la niña debe tener su primera relación con un familiar, responde

 “No se ha determinado, pero muchos de los agresores son los progenitores, posiblemente puede ser el pensamiento machista de los papás, pero sí se determina que ellos las forzaron a esas acciones y de cada 10 casos 4 niñas son abusadas por sus papás”.

La fiscal ha documentado también que 3 de cada 10 niñas quedan embarazadas de familiares en estos actos de abuso sexual.  Hasta septiembre el Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva, reportó 1 mil 95 embarazos en niñas menores de 14 años.

De acuerdo con la funcionaria del MP, 9 de 10 caso logran una sentencia condenatoria.