Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Los 158 diputados del Congreso de la República tiene en sus manos el futuro legal de tres magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC): Gloria Porras, Francisco de Mata Vela y Bonerge Mejía. Denunciados por Guillermo Pellecer, directivo de la Asociación Dignatarios de la Nación, por amparar al embajador de Suecia en Guatemala, Anders Kompass, al corregir una orden presidencial que exigía la salida del diplomático del país. Los togados además han corregido las acciones del presidente Jimmy Morales sobre la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

El Legislativo deberá conformar una comisión pesquisidora para determinar si existen indicios de que los magistrados constitucionales violaron la ley. Y posteriormente,  los 158 congresistas emitirán su voto.

Publicidad
Publicidad

Los ojos están puestos en una bancada que resulta la clave en esta decisión. Así lo cree el diputado del partido TODOS, Paul Briere:

 “Está muy complicado el tema, creo que aquí quien va a poner la balanza para un lado o para el otro será el partido de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE). Sin ellos, no se llegará a los 105 votos”.

La votación de la UNE no es clara

Orlando Blanco, jefe de ese bloque, responde que a los jueces no se les puede juzgar por sus decisiones jurídicas, pero resalta:

Lo que sucede es que en este contexto en el que estamos viviendo uno no puede desmarcarse del tema de que todo está supeditado al momento político que está viviendo el país.

Partido con mayoría de votos y jugadas

La UNE se ha mantenido como una de las bancadas mayoritarias en las últimas tres legislaturas. En 2007 colocaron 51 diputados; en 2011 ganaron 48 curules y en 2015 fueron electos 35. Actualmente cuentan con 28 diputados después de las deserciones. Es el segundo bloque con más diputados, después del partido oficial FCN-Nación que cuenta con 35 congresistas.

“Para terminar de ponerle la guinda al espectáculo, la otra bancada durante la campaña –El Smiley- dijo que lo iba a aprobar y ahora miren a su bancada viene a decir que no y se quieren poner de honrados… El lagarto hablando de trompas”.

Esas son las palabras  de Mario Taracena en octubre 2012 cuando recriminaba a diputados del extinto partido Lider no apoyar la  aprobación de un préstamo por US$280 millones para financiar el contrato Odebrecht. En esa ocasión la UNE aportó 7 votos. Las bancadas tenían consensos apoyar el préstamo, sin embargo, según Taracena a último momento Lider retiró el apoyo,  lo cual demuestra la volatilidad de las votaciones en el Congreso.

El 13 de septiembre de 2017 el Congreso aprobó dos decretos que reformaron el Código Penal: uno beneficiaba a políticos sospechosos de financiamiento electoral ilícito, entre ellos el presidente Jimmy Morales y también el diputado Orlando Blanco, jefe de bloque de la UNE, y ponente de la moción para conocer esas reformas aprobadas con 107 votos de los cuales, 30 fueron del partido de Sandra Torres.  Dos días después los decretos quedaron sin efecto legal, a raíz de la presión ciudadana: los diputados, para beneficiarse a sí mismo, redujeron las penas e incluso a la excarcelación de crímenes de alto impacto como secuestro o pornografía infantil.

Nosotros somos representantes del pueblo y el pueblo no está diciendo que no  está de acuerdo, entonces hay que dar marcha atrás. Fueron las palabras de Blanco tras enmendar el error.

El bloque de la palomita también hizo volar lejos su apoyo al oficialismo en 2017 cuando se intentó aprobar el presupuesto 2018.

 “En la oposición la UNE y TODOS que tal vez no negoció lo que estaba buscando y nos dejan sin recursos”.

“No alcanzó los votos necesarios, ahora se tendrá que hacer una readecuación presupuestaria”.  Eran voces de Édwin Escobar presidente de la Asociación Nacional de Municipalidades y del entonces presidente del Congreso Óscar Chinchilla, quienes atribuyeron la improbación del presupuesto 2018 a falta de apoyo de la UNE.

Más recientemente, durante el segundo semestre de 2018, ante la negativa de avanzar en las reformas a la Ley Electoral, Mario Taracena, expresidente del Congreso e integrante de la UNE, advertía a sus colegas:

“No se quiere pasar hoy la ley, se quiere jugar con el transfuguismo, ¡sigan soñando, no juntan los votos, la UNE no se los va a dar, sigan soñando!”

Así ha jugado sus cartas la UNE en el pleno del Congreso, ahora tiene 28 que pueden definir el retiro o no de la inmunidad a los tres magistrados de la Corte de Constitucionalidad.