La redacción de ConCriterio recibió una nueva grabación que registra la conversación entre un hombre no identificado y el exsecretario presidencial de Álvaro Colom, Gustavo Alejos, sindicado en cinco casos de corrupción.  En la plática, Alejos señala al exministro de Economía, Acisclo Valladares, como la persona que mediante sociedades anónimas dirigió dinero para pagar apartamentos en “Casa Margarita”, un complejo residencial de la zona 10, que fueron a parar a manos de familiares y funcionarios del gobierno de Otto Pérez Molina.

En el audio, Alejos acusa a su antiguo socio Carlos Gil Sandoval, empresario farmacéutico, de inculparlo del pago del apartamento 4A en la Torre 2 de dicho residencial. Juan de Dios Rodríguez, exsecretario privado de Pérez Molina y expresidente de la Junta Directiva del Seguro Social, habitó esta residencia. Alejos aclara a su interlocutor, un hombre con acento español, que la persona que pagaba dicho apartamento, en 2012, era Valladares, entonces directivo de la telefónica Tigo.

El tema fue que a Juan de Dios se le metió que quería un apartamento allí y el dijo que él lo iba a pagar, el pisado no pagó y no pagó y no pagó (…) y le pagó Acisclo”

Gustavo Alejos

El 14 de enero del 2020, el exministro Valladares entregó el despacho y participó en los actos de transmisión de mando entre los presidentes Jimmy Morales y Alejandro Giammattei. Un día después se presentó a los juzgados para indagar sobre el estado de los procesos judiciales en su contra. La mañana, siguiente, el 16 de enero, la policía no pudo ubicarlo para ejecutar una orden de captura en su contra, acusado por los delitos de asociación ilícita y lavado de dinero.

En agosto de 2019, la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI) apuntó hacia el exministro como sospechoso de participar en un esquema para lavar dinero proveniente de sobornos millonarios que uno de los principales constructores del país, Maynor Palacios Guerra, asegura que pagó a Alejos. La tesis de la fiscalía indica que Valladares recibió acciones de sociedades panameñas y a través de ellas gestionó pagos y transferencias para adquirir y remodelar, entre otros, apartamentos en Casa Margarita de la zona 10, además de las casas que luego habitaron Pérez Molina y su hija Lisette Pérez Leal en la zona 15.

En el audio, Alejos explica que Valladares manejó acciones de diferentes sociedades panameña, las cuales recibían “dinero de un montón de lados”. Alejos manifiesta que él no sabía de dónde provenía el dinero de Acisclo:

“Aquí no sabemos de dónde, sólo Acisclo sabe (de dónde proviene el dinero) Acisclo no me dice quién, porque no creo que haya sido él”.

Gustavo Alejos
El 9 de febrero, el exministro circuló en su red social de Twitter este comunicado en su defensa.

A través de su cuenta en la red social de Twitter, Valladares publica diferentes mensajes para defenderse: dice, por ejemplo, que los juzgados no debieron ordenar su captura, sino citarlo para declarar y asegura, además, que su persecución es política y mediática. Incluso, bajo ese argumento, el exministro acudió a la residencia del embajador colombiano en Guatemala en donde solicitó asilo, pero Colombia rechazó su petición.

Este no es el único caso sobre los hombros de Valladares. También en mayo 2019 la FECI presentó una solicitud de antejuicio contra el entonces funcionario por los delitos de asociación ilícita y cohecho activo. En esa ocasión los fiscales lo señalaron como sospechoso de pagar sobornos a diputados, durante su función como directivo de la telefónica Tigo para promover una legislación que otorgaba permisos exclusivos para la instalación de infraestructura de comunicación para dicha empresa. Esa ley fue derogada.

Inversiones y regalos

En un momento de la conversación Alejos le indica al hombre de acento español que “todo mundo quería quedar bien con el secretario privado.” Y según él, Juan de Dios Rodríguez, exsecretario de Pérez Molina, quería tener un apartamento en el edificio Casa Margarita y en principio se compromete a pagar el mismo, pero eventualmente lo deja de pagar. Es en este momento cuando Acisclo entra a pagarlo.

¿Por qué lo paga el entonces directivo de Tigo? Alejos dice que porque Valladares quería invertir. En la grabación, de 20 minutos, Alejos explica a su interlocutor varios negocios y la modalidad que siguieron en las transacciones.

Las investigaciones de FECI indican que en 2012, a pesar del cambio de gobiernos, existió anuencia de parte del presidente entrante Pérez Molina, para que los secretarios privados presidenciales (entrante y saliente) echaran a andar esa estructura de cobro de sobornos, uso de sistema bancario guatemalteco y panameño, con la posterior adquisición de bienes inmuebles que se entregaron como dádivas a funcionarios.

ConCriterio ha recibido desde 2018 diferentes audios de conversaciones grabadas a Alejos dentro de la prisión. Entre sus interlocutores se cuentan funcionarios de gobierno y del poder judicial. El martes último, FECI presentó un nuevo caso que pone en duda la reclusión hospitalaria, a través de la cual logró salir de prisión. Un hospital de la zona 2, señalaron los fiscales, funcionaba más bien como centro de reuniones a donde llegaron diputados, jueces, magistrados en el contexto de elección de cortes de justicia.