Catorce bancadas del Congreso de la República se aliaron el  martes para reformar la polémica ley de Organizaciones No Gubernamentales (Oenegés), y con 81 votos fue aprobada la redacción final de la nueva norma, que establece entre otros:

  • Que ninguna donación o financiamiento extranjero puede usarse para actividades que alteren el orden público o será cancelada y sus directivos deberán responder civil o penalmente.
  • Que el Ministerio de Gobernación podrá cancelarlas de oficio si estas no se circunscriben a cumplir con los estatutos.
  • También establece todo lo referente a la fiscalización y procedimiento para su legalización y vigencia.

El plan para los cambios a la ley estuvo dirigido por Manuel Conde, diputado del PAN, y Felipe Alejos, congresista de TODOS. Y el mecanismo incluyó una moción para alterar el orden del día con dos propuestas: un punto resolutivo sobre el Coronavirus y reformas a la ley de las ONG a lo cual muchos congresistas no prestaron atención. Así se leyó este punto:

-Publicidad-

-Publicidad-

A secretaría ha llegado una moción privilegia: los abajo firmante proponemos el debate y redacción final el artículo que pretende aprobar cambios al decreto 2-2003 ley de Organizaciones No Gubernamentales, diputado ponente: Manuel Conde Orellana.

Mientras los congresistas votaban, Felipe Alejos, cuyo micrófono quedó abierto, tuvo el control de los tiempos y cuando habían transcurrido seis minutos de iniciada la votación, se logró escuchar que dijo la siguiente frase:

“Yo me voy a esperar aquí una hora si es necesario, no te ahuevés”

Mientras el resto de diputados pidió detener la votación se escuchó como él se aseguró que sus aliados emitieran su voto. Esto también quedó registrado en las grabaciones de audio:

 “Vos, Ubico, ¿ya?; ¿quiénes hacen falta de nosotros? Llámate a Cristian Álvarez”

Tras dejar todo el tiempo necesario, la moción fue aprobada: 85 votos a favor, 53 en contra y 21 votos ausentes o con licencia. Hecha la suma, nuevamente una frase suya:

 “Solo para demostrar quien…”

Otro ejemplo de cómo se manipulan los tiempos de votación se evidenció en noviembre del año pasado, cuando el Congreso aprobó la ley de Aceptación de Cargos. El documento contenía un artículo que obligaba a los procesados a delatar a otras personas para obtener beneficios de reducción de penas, pero un grupo de congresistas en desacuerdo la sometió a votación fugaz. El encargado de los tiempos entonces fue el exdiputado Juan Manuel Giordano, quién pasados 13 segundos  no admitió votos para evitar que el artículo fuera aprobado:

Se abre a votación… se hace el ultimo llamado a votación… señores se cierra la votación. El resultado de votación es el siguiente: votos a favor 5, en contra 93, ausentes 60; por lo tanto, habiendo minoría queda improbado el artículo 11.

Felipe Alejos, abordado para hablar sobre la forma como se llevó a cabo la aprobación de la ley de las ONG, respondió:

El poder de las mayorías lo vieron ayer reflejado, este es el Congreso más fragmentado y sin embargo hubo de 81 votos ¿pero se aprovechó el punto del Coronavirus? Si los diputados no ponen atención a lo que están aprobando es culpa de ellos. Aquí se lee y si el diputado no pone atención, mejor que se dedique a otro trabajo.

El congresista señala que se debe fiscalizar a las organizaciones con agenda socialista, pero al consultarle a cuáles se refiere, no responde:

 Ese trabajo no es mío, nosotros hicimos un marco regulatorio y no de decir: es este o el otro.

Sergio Arana, de Vamos, en tanto dijo:

Las ONG que están trabajando bien no tienen ningún problema con que los fiscalicen, el problema es con aquellas que no están haciendo las cosas de la manera correcta. Tampoco menciona nombres.

Los doce diputados que votaron en contra de las modificaciones a la ley corresponden a las bancadas: 5 a Semilla; 2 a la UNE; 1 al Movimiento para la Liberación de los Pueblos; al igual que  Creo,  PAN, UCN, quienes rechazaron el procedimiento del Congreso.

Dale play: