Manuel Baldizón, excandidato presidencial y fundador del extinto partido Libertad Democrática Renovada –LIDER-, se juega sus últimas cartas ante la justicia de los Estados Unidos, para evitar su deportación. El expresidenciable apeló el 20 de julio la denegatoria de asilo, sentencia que emitió un juez estadounidense la primera semana de julio. Este es su último esfuerzo para evitar regresar a  Guatemala donde la justicia lo acusa de haber recibido US$3 millones en sobornos –Q22.5millones-  de la constructora brasileña Odebrecht.

Ayer a través de un campo pagado, Baldizón ofreció disculpas a Guatemala y a su familia por “acciones directas o indirectas” que de su parte que les hayan afectado, además, reconoció que “se cometieron errores” los cuales dijo está dispuesto a resarcir para reparar cualquier perjuicio causado. En 2015 cuando estaba en campaña el mensaje era otro:

“Yo puedo asegurarles que tengo la solvencia de presentar un plan integral de combate a la corrupción, pero ante todo tengo un apellido, un padre, madre e hijos a los cuales debo de honrar”

Algunos no supieron cómo interpretar el mensaje del excandidato presidencial. En corrillos de Congreso se dice que sus palabras pusieron nerviosos a más de alguno. Algunos de sus allegados más cercanos siguen en cargos de incidencia pública: en el Congreso de la República, en Ministerios, Municipalidades y el sistema de justicia, entre otros.

Los micrófonos de ConCriterio fueron en busca de algunos de sus antiguos aliados y adeptos. En la oficina de su hermano, Salvador Baldizón esta fue la respuesta que encontramos:

-Busco al diputado Baldizón

– no se encuentra

-¿y viene hoy?

– No sabría decirle…

En otro edificio del Congreso, sentada en una sala de juntas está la diputada Delia Bac, una de las congresistas que quiere modificar las prohibiciones del transfuguismo pues teme no poder participar de nuevo en elecciones populares. Su primera reacción al abordarla fue preguntar el nombre medio de comunicación:

–Del programa ConCriterio de Radio Infinita

…ah no, ¿Por qué diputada?

…porque ahí me critican mucho

¿y no le gustan las críticas? Criticas cuando realmente son críticas.

Finalmente responde brevemente a algunas preguntas: ¿Cómo recibe el mensaje publicado por el expresidenciable, Manuel Baldizón?, desde que él salió del país no supe de él. Él dice que cometió errores y que está dispuesto a resarcirlos: de la misma manera que Conasa va a resarcir con una carretera. ¿Temen que cuando llegue a Guatemala las palabras de Balidizón puedan alcanzar a exmilitantes de LIDER? De ninguna manera yo sé hasta dónde trabajé, qué hice con el partido LIDER y si el habla o ya habló en EE.UU. creo que ya alcanzó a algunos pero yo puedo decir que tengo las manos limpias.

Termina la entrevista. En el mismo pasillo está su hija, Eva Nicolle Monte Bac, al igual que su mamá tiene una primera reacción: Diputada, quiero preguntar ¿cómo reaccionó al campo pagado del exdiputado Baldizón? –pide  a su equipo que graben la entrevista- pero me graban porque después todo lo tergiversan.

Y responde a la pegunta: Es una persona que está siendo humilde y es un ser humano que está avanzando en su vida y tiene el beneficio de la duda como cualquiera que cometa un error.

¿Temen que vaya involucrar a más personas en los errores que dice que se cometieron?  Yo fui militante de LIDER, fui leal a él en su momento, y cuestiones logísticas y financieras nunca tuve participación. Y concluye que lo apoyará, porque él también la apoyó para llegar a la curul.

En oficinas y en llamada telefónicas buscamos a Roberto Villate, exsecretario del partido y exjefe de bancada,  al diputado Inés Castillo, Nery Rodas, hoy funcionario municipal. Y al Ministro de Agricultura Mario Méndez, todos militantes de LIDER. Pero ayer, no fue posible localizarlos.