Hay más motorista en las calles y las estadísticas los evidencian: según los datos de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), el parque de motocicletas incrementó durante la cuarentena en 2.2%. 

Eso números vienen acompañados de buenas noticias: los accidentes en motos se redujeron en 61%, al menos en los registros del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS). En febrero, el IGSS registró 5 mil 614 motoristas que requirieron atención a raíz de accidentes; en junio la cifra se redujo a 2 mil 180.

ConCriterio intentó comunicación con autoridades de tránsito para consultar a qué atribuyen la disminución, pero no respondieron. Tampoco lo hicieron los médicos del Seguro Social.

Mauricio López, conductor de Uber de 32 años, y quien recorre la ciudad cree que dos factores inciden en la baja de accidentes en moto:

  • Hay menos carros por la restricción de cuarentena y por la división de placas para circular y eso da más libertad.
  • Hay más puestos de registro policial.

Jonatan Mejía, de 36 años, es un repartidor de Glovo que se la pasa de vía en vía. Él no percibe disminución de estos hechos, más allá de los que ve en las noticias. No obstante conjetura sobre el porqué ocurren:

  • Lo primero es la velocidad: no hablemos de los motoristas  que trabajan con aplicación; sino de los restaurantes, ellos no tienen moto propia y por lo tanto no miden velocidad, se pasan túmulos, van contra la vía; en cambio con Glovo, como las motos son de nosotros, las tenemos que cuidar.
  • Siempre se pasan los semáforos en rojo.

El repartidor admite que quienes entregan productos son los más involucrados en accidentes:

“Definitivamente porque estamos ganando por pedido entregado, no estamos ganando por hora, entonces mientras más rápido se entreguen productos, vas a ganar más”

El conductor de Uber cuenta una experiencia de tránsito con un motorista:

Atropellé a uno porque se metió imprudentemente. Yo venía pidiendo vía para meterme al lado derecho. Cuando viré, él fue a impactar con mi carro. Le pregunté qué había pasado y afortunadamente estaba un PMT y le hizo ver que él tuvo la culpa. Por ser motoristas, creen que ellos pueden meterse cuando quieren.

Los más jóvenes son los más imprudentes, señala el motorista Mejía:

Porque muchas veces no cargan licencia y tampoco casco y se pasan los semáforos. Los mayores son más responsables.

En efecto, según los datos del Observatorio Nacional de Seguridad del Tránsito (ONSET), quienes más involucrados están en estos hechos oscilan entre los 18 a 25 años. Las motos son el segundo vehículo más sancionado en Guatemala según la ONSET: conducir sin licencia y pasarse los semáforos en rojo, son las principales causas y son el vehículo más accidentado con 42%.

A nivel general, esta oficina  también reporta una reducción de 10%  en hechos de tránsito durante el primer cuatrimestre del año. Al mes de abril, se reportaron 493 fallecidos en distintos hechos.