La próxima semana el Congreso de la República iniciará el segundo periodo de sesiones ordinarias, con un tema que puede saltar como prioridad a la agenda y es citar al pleno a Jordán Rodas, Procurador de Derechos Humanos (PDH), para destituirlo del cargo.

El magistrado de conciencia no logra salir de embrollo político desde que asumió y ciertos eventos echan más leña al fuego: la Conferencia Episcopal de Guatemala condenó los posicionamientos que, según la iglesia Católica, Rodas tiene a favor del matrimonio entre parejas del mismo sexo y el aborto. El PDH contestó a la cúpula religiosa: “no he emitido opiniones ni propuestas políticas respecto a esos temas”

ConCriterio consultó a Gonzalo de Villa, arzobispo de Guatemala, a qué hechos se referían en el comunicado que emitió la Conferencia Episcopal y su respuesta no fue concreta:

“Hay una serie de denuncias de grupos católicos y no católicos  -más de católicos- vinculados a temas de familia que han mostrado el descontento de manera prolongada”

El momento puede ser aprovechado por el Congreso para desaforar al PDH, creen algunos diputados. Pero se necesitan 107 votos y las sumas no dan. Hasta ayer contaban entre 90 y 97 votos del oficialismo y bandas aliadas. No obstante, Cristián Álvarez, diputado del bloque CREO, señala:

“Se oye que lleva fuerza, hay mucha gente de la legislatura pasada y sigue habiendo un malentendido de la postura de él”

La legislatura pasada falló en dos intentos por retirar del cargo a Rodas Andrade. El diputado Álvarez dice que en su bancada priorizará el largo plazo y la institucionalidad. El congresista más bien cree que se trata de una pugna entre grupos de derecha, que no se sienten respaldados, pues no incluyen al Procurador en sus peticiones, frente a unos de izquierda que sí lo hacen:

Una forma para desaforarlo sería que yo le pida ayuda para militares o empresarios y él se niegue a darlos, pero eso no ha pasado, él acude a los llamados de quien le habla.

Al consultar al Arzobispo electo si apoyan la remoción del PDH dijo: no, el punto es hay que ver qué diputados son los que lo promueven y qué historial tienen.

El religioso se refiere al grupo de congresistas que en el pasado han pretendido destituirlo: diputados con vínculos con el narcotráfico, redes de corrupción y crimen organizado.

Los cuestionamientos al Procurador son, entre otros, publicar la bandera de la diversidad sexual en la página web de la institución; que en  perfil de Tuiter esté la frase: “todos los seres humanos nacen libre e iguales en dignidad y derechos” bajo un fondo de colores. También reprochan el controversial incidente de caminar junto a la “Poderosa Vulva” -un parodia de procesión religiosa- e incluso le reclaman un manual de derechos sexuales  emitido en bajo la administración de Jorge de León Duque, 2012-2017. 

En diciembre 2017, la Corte Suprema de Justicia, ordenó anular dicho documento pues según los magistrados promovía el aborto.

De León Duque, el exprocurador responde: el manual que se aprobó no dice que se está de acuerdo con el aborto. En una propuesta que se me había hecho a mí, sí dejaba unas líneas donde decía: el aborto es un derecho humano.

Según De Léon Duque, la Corte falló con base a un manual no oficial. ConCriterio intentó llamar a Delia Dávila, magistrada que conoció este documento, pero no respondió.

De León Duque dice que el fallo solo se debilita a la institución: el tema del derecho a la educación sexual me parece tan importante en este país con tanta violación en contra de niñas.

En 2017 Rodas fue electo con el voto de 131 de 133 diputados presentes en el Congreso, su mandato culmina en agosto 2022.