Óscar Vicente se dedica al mercadeo de productos de primera necesidad, tiene 32 años y dos hijos de 10 y 1 año. Con las restricciones impuestas para reducir los efectos de la pandemia en 2020, la empresa donde trabaja, recortó horas laborales y con ello desapareció la mitad de su salario.  El pago del colegio de su hija de 10 años era su mayor preocupación y por eso solicitó un préstamo bancario de Q20 mil.

Yo tengo un sueldo de Q5 mil y ya con Q2 mil 500 ya no me alcanzaba y yo tenía compromisos de pago y en varios lugares no perdonaron, había que pagar sí o sí.

Los datos de la Superintendencia de Bancos (SIB) reflejan que durante 2020 las entidades bancarias autorizaron Q2.7 millones de créditos para el consumo; 3 mil 700 para grupos empresariales mayores y 133 mil fueron microcréditos. En general, la cartera crediticia creció 8% en los meses más drásticos de la cuarentena, con saldo de Q128.9 millardos en deuda de los guatemaltecos.

 

 

Abelardo Medina, economista del Instituto Centro Americano de Estudios Fiscales, con especialidad en Bancos y Sociedades Financieras comenta que algunas medidas como diferir el pago de cuotas favoreció el endeudamiento:

El crecimiento del crédito bancario está explicado en dos causas:

  1. El comportamiento normal de la actividad económica, que no fue tan dinámica, pero siempre hace que crezca el volumen de crédito.
  2. La respuesta de los agentes económicos para tratar de paliar la pandemia y los bancos apoyaron a la gente para que pudiera financiarse un poco más.

Jorge Cifuentes es un mensajero de 29 años y desde junio hasta noviembre la corporación para la que trabaja suspendió las horas extra, dinero con el cual compensaba su salario. No tuvo otro camino que endeudarse:

Yo con horas extra casi duplicaba mi salario -yo tengo sueldo mínimo- y yo siempre trataba de sacar más para aliviar los gastos a fin de mes. Entonces no me quedó de otra de abocarme a un banco y hacer un préstamo de Q3 mil, y con eso puede cubrir deudas de dos meses, pero ahora tengo atrasos en el banco.

 

Según la entidad supervisora de bancos, los préstamos por consumo ascendieron a Q57 millardos en 2020; 2.2 millones fueron hasta por Q50 mil.

Así mismo los datos reflejan que se emitieron 133 mil microcréditos con saldo de Q3.4 millardos. Mientras que los saldos para el grupo de empresarios mayores estuvieron en Q47.5 millardos. Medina, apunta:

Por supuesto que -la pandemia- nos afectó a todos, pero más las micro y medianas empresas, pero una empresa pide un préstamo y ahí salen muchos préstamos para las pequeñas. Gran parte del apoyo financiero en volumen está dirigido a las grandes.

Claudia Galán, directora económica de Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Industriales y Financieras (CACIF):

Realmente las empresas atravesaron una fuerte crisis y que impactó su capital de trabajo y para eso necesitaron mayor liquidez y por eso las empresas accedieron a más créditos y, además, han cambiado su modelo de negocio y eso ha significado una reinversión.

De acuerdo con la directora de CACIF sus agremiados sufrieron un 67 % de caída en ventas y servicios y la banca comercial fuente de financiamiento de los negocios.