Las actividades de Semana Santa fueron suspendidas por el gobierno: procesiones y visitas a las playas están prohibidos para evitar las aglomeraciones de personas.

Los centros turísticos del país como nunca, han cambiado de eslogan. Ahora es: ¡por favor, no nos visiten!

Los alcaldes de las ciudades que, durante esta época, reciben a miles de turistas internacionales y nacionales, preparan planes, pues creen que habrá personas que incumplan la cuarentena, pero anuncian: las puertas de sus departamentos y municipios estarán cerradas para visitantes. Incluso si tienen casa o familia, pero residan en la capital. Su temor:  que se pueda importar el Covid-19 a sus localidades.

Carlos Kuilen, jefe edil de San Benito, Petén, y representante de los alcaldes de su departamento:

Hemos tratado de controlar esto -el Covid-19- y estar permitiendo que la gente entre a nuestro departamento sin saber qué tipo de contaminación puedan traer, eso no lo podemos permitir. Entonces ahorita el tema es quedarse en casa. ¡Por favor, no visite Petén en estos momentos!

Petén es visitado en estas fechas por unas 100 mil personas de acuerdo con datos del Instituto Guatemalteco de Turismo (INGUAT). El temor de los alcaldes del norte del país es su débil sistema de salud y que la enfermedad los pueda rebasar, señala el alcalde:

Nosotros no tenemos la capacidad para cuidar a nuestra población, y no podemos estar al tanto de la gente. Si vienen a turistear, a visitar playas, sabemos que nos va a afectar económicamente, pero si la enfermedad se extiende, será pura negligencia.

Mayra Altan, alcaldesa de Flores, Petén, refuerza lo dicho por Kuilen y expresa otras preocupaciones son las fronteras que comparten con otros países:

Tenemos con Belice y México, por lo tanto, la posición de nosotros es cerrar a gente que venga por turismo.

Cesar Piedra Santa, alcalde de Panajachel, dijo que compartiría con este medio las medidas que su municipalidad tomará la próxima semana respecto a los visitantes, sin embargo, al cierre de la nota ya no respondió a las llamadas ni mensajes. En estas fechas ese sitio es visitado por alrededor de 150 mil turistas.

Mientras que Antigua Guatemala es de los lugares turísticos más visitados durante la Semana Mayor -unos 700 mil visitantes que por religiosidad y cultura eligen este destino- el alcalde Víctor Hugo del Pozo respondió vía chat que la comuna prepara una campaña para que no se visite ese centro turístico. El jefe edil comentó que el quinto domingo de cuaresma cerró la aldea de San Bartolomé y solo se permitió el ingreso de residentes, en esa línea señaló, podrían ir las medidas.

Las playas del pacífico son otro de los lugares predilectos de los guatemaltecos, unas 500 mil visitantes reciben durante el verano.

En Taxisco el concejo municipal discutió ayer las medidas a adoptar, pues de acuerdo con la oficina de comunicación, los dueños de complejos residenciales en los alrededores de la playa de Monterrico, tienen intención de ocupar sus residencias la próxima semana. Al cierre de la nota, no se tuvo noticias de la resolución municipal.

Enextón Estrada es propietario de casa en la playa de Monterrico y aunque todos las Semana Santas pasa con su familia en aquel lugar, hoy todo cambió:

Nuestros planes cambiaron y además allá no están dejando entrar gente que vaya de Guatemala. En el puente hay un retén del Ejército donde no te dejan pasar, posteriormente hay otro y en la entrada uno más.

Estrada cuenta que la vigilancia es extrema y los propios comunitarios están cuidando su territorio:

Ellos están ayudando, porque hay partes del canal donde sí se podría pasar, pero ellos están cubriendo esos puntos ciegos.

El entrevistado dijo que su prioridad son sus dos hijos de 6 y 7 años y que por bienestar de ellos guardará la cuarentena en la casa de la ciudad.

Hasta ayer el Gobierno anunció 46 casos positivos, 1 muerto y 33 en el hospital. De estos, 3 en cuidados intensivos, 2 mil 240 están en cuarentena. Ayer en cadena nacional el presidente Alejandro Giammattei dijo: si estamos pensando que en Semana Santa, vamos a hacer fiesta. Lo único que vamos a hacer es que este esfuerzo de contención se convierta en un problema”.