“No salgo del asombro y,  me da cólera ver como irresponsablemente la CICIG y  el MP se presta para hacer una marranada de estas”

Avanza la etapa intermedia del caso La Línea, el primero de de los procesos penales donde están involucrados altos funcionarios del gobierno anterior.  Ayer el expresidente Otto Pérez Molina señaló que la investigación  del Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) carece de dictámenes técnicos y que se  incurrió en ilegalidades para la obtención de las escuchas telefónicas. Así se mide el pulso con la CICIG y el MP en la sala de audiencias del juez Miguel Ángel Gálvez.

 “Aquí no hay motivos  de convicción para que usted nos envíe a juicio”

Con esa frase cerró su declaración el expresidente Pérez quien argumentó que la CICIG  se basa en el libro: Narcotráfico, Corrupción y Estado, de Luis Jorge Garay para  construir el guión del caso La Línea.

Cesar Calderón, abogado de Otto Pérez, asegura que el  proceso no se sustenta y considera que cada defensor  ha puesto en ridículo la acusación del MP y la CICIG

 “No hubo defraudación en aduana, este ya no es un caso, si quieren seguir adelante será una farsa”

El primer capturado por el caso La Línea, Carlos Muñoz,  exsuperintendente de Administración Tributaria, dijo que no se trata de un pulso, sino de encontrar la verdad.

“Somos víctimas del clamor popular y  eso es injusto

  …hace 2000 años un inocente fue crucificado por clamor popular, pero al juez no lo puso ahí el emperador romano

Omar Franco, también exsuperintende de la SAT,  opina que el juez debe cerrar el caso ya que según él los medios de investigación no se evidencian que se haya cometido defraudación aduanera.

 

“No cuentan con ningún dictamen técnico de cuánto fue la defraudación aduanera, no declaran sobre las demás pólizas. Es un caso penal fallido, Es un caso novela porque todo lo que narran en la acusación es ficción es una interpretación antojadiza de las interceptaciones”

Fernado Guerra, abogado de la exvicepresidenta Roxana Baldetti, asegura que no hay nada que desvanecer en la acusación del MP y Cicig, ya que afirma que criminalizan actos legales y aunque espera que se haga un correcto  análisis, está consciente que el pulso social es fuerte y ante eso ve altas probabilidades de un juicio.

“En lo personal considero que van a mandar a todos a juicio, porque es lo que espera la sociedad y olvidamos que es una función eminentemente neutral y que tiene que ser objetiva”

Juan Francisco Sandoval, jefe de la Fiscalía Especial contra la Impunidad el MP, lamentó la forma en que se han expresado del trabajo del la fiscalía y la cual calificó de antiético-

“Es parte de los argumentos para tratar de desvirtuar la acusación de la fiscalía”

También se pronunció respecto a los señalamientos de que la investigación no cuenta con dictámenes técnicos y que las interceptaciones fueron obtenidas de manera ilegal

La línea telefónica del señor presidente nunca fue objeto de interceptación, él tuvo comunicación con una línea que estaba interceptada y en todo caso la sesión de  fue utilizada hasta que a él se le levantó el antejucio”