En enero 2013 se inició la construcción del proyecto urbano Cayalá, una obra de US$200 millones erigido en un área boscosa de la zona 16 que debió ser talada para levantar la edificación. El complejo cuenta hoy con un centro comercial, edificios de oficinas y apartamentos, además de condominios valorados incluso en US$800 mil.

En esos terrenos bien caben tres Antiguas Guatemala, dice Juan Pablo Rosales, neourbanista, uno de los 25 arquitectos que participó en la planificación de ciudad Cayalá y quien contempló El Socorro, la segunda parte de la construcción que de nuevo hoy suscita el debate.

-Publicidad-

-Publicidad-

“Creo que 500 manzanas es el total del terreno, pero al quitarle los barrancos, desarrollables son unas 300 manzanas. Y ¿solo Cayalá cuánto tiene? Tiene la mitad”.

El nuevo proyecto podría ocupar el 40% del total de terreno:

El Socorro es cuando se pasa el campus de la Universidad Landivar, ahí empieza la finca. El plan maestro es una especie de 8, una al norte y otra al sur con el campus de la Landivar al medio. La idea es que la potencia de estas dos ciudades integre el campus de la universidad y otras colonias alrededor.

Este reportero hizo las consultas a la municipalidad de la capital, pero no hubo respuesta. El ministerio de Ambiente a través de un comunicado de prensa dijo que la Dirección de Gestión Ambiental recibió el 14 de septiembre una solicitud de evaluación del proyecto. Esta tiene un plazo de 20 días de oposición y luego una terna entrará a conocer, con el análisis de dictámenes del Instituto Nacional de Bosques (Inab) y el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap).

 

 

Gilberto Cifuentes, director de Manejo Forestal del INAB, hace referencia a la ley y señala que en el terreno se deben otorgar dos tipos de licencia por el tipo naturaleza que existe: bosque natural y plantados.

Y como es eliminación total del bosque, un requisito fundamental son estudios de prefactibilidad y la resolución del estudio de impacto ambiental.

Las áreas planteadas no necesitan licencia y se puede aprovechar por los dueños de la tierra. El funcionario no informó al cierre de la nota sobre los dictámenes del INAB. En su comunicado, el ministerio de Ambiente tramitará la licencia ambiental solo si cumple con los requisitos técnicos y legales. La comuna capitalina no respondió en qué fase se encuentra la licencia de construcción del proyecto. La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) verificó el cumplimiento de normas de reducción de desastres y determinó que los planes están en orden. No obstante, aún no hay una evaluación técnica del área.

ConCriterio intentó comunicación con grupo Cayalá, quien desarrolla el proyecto, pero al cierre de la nota fue imposible contactarles en las oficinas.

Con las nuevas disposiciones presidenciables por la pandemia del coronavirus Ciudad Cayala ubicado en la zona 16 abre sus puertas al pœblico tomando las medidas de seguridad sanitarias adecuadamente esto para evitar el contagio de COVID 19
Fotograf’a. Erick Avila: 31/07/2020

 

El urbanista estima que el costo de la segunda fase del proyecto puede costar otros US$200 millones, el plan es imitar las ciudades europeas, cuenta, así quedaron lo planos:

En lugar de crear suburbios residenciales de baja densidad, se planeó ciudades completas en donde todo se puede hacer a pie, replicando el urbanismo europeo y ese el plan que se ha estado siguiendo.

Se consultó al INAB de cuánto sería la extensión a talar, pero tampoco respondieron. Vecino en redes sociales denunciaron que pretenden depredar unas 80 hectáreas. Sobre esto el arquitecto comenta:

La gente a veces confunde lo verde con lo ecológico, pero por ejemplo Muxbal, es muy antiecológico porque hay casas muy dispersas y hay mucho asfalto que recorrer, no se puede hacer transporte público ni drenajes eficientes.