Thelma Aldana, la exfiscal General de la Nación, participó este miércoles a través de videoconferencia en el foro “El legado de la Justicia” organizado por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), en el marco de sus actividades de cierre en el país.

La exjefa del Ministerio Público causó furor entre los participantes y la duda fue: ¿dónde está? y ¿qué pasó con su proceso penal?

La batalla legal para Aldana no finaliza: cinco meses después de que un juzgado emitió orden de captura en su contra, el proceso parece en arena movedizas: no logra avanza, tampoco retrocede.

Reserva indefinida

El proceso cumple ya 145 días bajo siete candados. Rootman Pérez, abogado de la exfiscal General, declara que no puede pronunciarse sobre el caso porque la reserva legal impide su pronunciamiento, pero manifiesta que se han presentado acciones legales en estos cinco meses, las cuales aún esperan sean resueltas.

Pérez sostiene que existe violación a los derechos humanos de su defendida y que por lo tanto la ruta a seguir es la jerarquía siguiente en el Organismo Judicial, así como acudir a la misma Corte de Constitucionalidad e incluso órganos internacionales:

Hasta el día de hoy se ha impedido el acceso al expediente, tanto a nivel judicial como a nivel fiscal, decisiones arbitrarias porque el mismo artículo 314 del código procesal penal dice que la reserva no puede superar los 10 días corridos y que ese plazo se puede prorrogar, pero ya han pasado cinco meses. Sin embargo, todo lo que está ocurriendo en este proceso se está documentado para hacer valer en el ámbito internacional todas las acciones legales correspondientes y deducir las responsabilidades a quienes han incurrido en las violaciones de derechos fundamentales de Thelma Aldana.

Jordán Rodas, procurador de Derechos Humanos, dijo que existe doble discurso por algunas autoridades en este caso:

Hemos escuchado al Ministro de Gobernación refiriéndose sobre el proceso en algunas ocasiones, entonces parece que es a conveniencia, ojalá se respeten las garantías.

 En la mira de la justicia, seleccionador de justicia

Gustavo Bonilla, el decano del Facultad de Derecho de la Universidad de San Carlos de Guatemala, es también señalado por el Ministerio Público de ser cómplice de Aldana. Según el MP su contratación fue anómala en la unidad de capacitación del MP y, además, de acuerdo con los escasos datos de la acusación no prestó los servicios en la institución.

Bonilla, en medio del entuerto legal, ha sido juramentado por el Congreso de la República para seleccionar a quienes conformarán el nuevo poder judicial en Guatemala.

Miguel Ángel Gálvez, juez de mayor riesgo y miembro de la Asociación de Jueces por la Integridad, comenta sobre la participación de Bonilla en la selección de jueces:

Es un tema complejo porque es constitucional, la ley no previó que pudiera existir un sustituto, taxativamente hable de los decanos. Desde mi punto de vista, él tendría impedimento porque es lógico que si está dentro de un proceso no puede elegir a Magistrados.

Jordán Rodas, Procurador de Derechos Humanos, se apega a la constitución e invoca el principio de inocencia, además dice:

Gustavo Bonilla es decano de la Facultad de Derecho guste o no guste, y si somos respetuosos del estado de Derecho tenemos que respetar.

El fiscal Melvin Medina, a cargo del caso, no respondió a las llamadas de este reportero. Gustavo Bonilla, también contactado por ConCriterio, indicó que la reserva legal del proceso le impide hablar sobre el mismo.