¡Empezaron las clases!, hoy el sector educativo público del país inauguró el ciclo escolar 2020, las escuelas de la república esperan recibir este año a unos 2.9 millones de estudiantes en los niveles de preprimaria y primaria.

Para estos los niños el principal motivo de asistir a la escuela es el aprendizaje, además de un agregado: un plato de comida, que quizá no reciben en casa. Pero los estudiantes deberán esperar, pues los fondos de la refacción aún no llegan a las cuentas de las Organizaciones de Padres de Familia (OPF).

Caridad de Ávila, maestra de cuarto primaria de la Escuela para niñas Aplicación de Belén en la zona 1, además de docente es presidenta de la OPF de su escuela. La profesora revisó el saldo de las cuentas y el resultado:

Yo fui en diciembre a firmar el desembolso para todo el año y nos dijeron que la primera semana lo depositarían; sin embargo, ayer fui a revisar el estado de cuenta y no hay fondos todavía.

Solicitan cocineras

No es el único inconveniente: las mamás de los chicos no quieren involucrarse en la cocina, por lo que la preparación de los alimentos recae en los maestros quienes sortean su tiempo entre los sartenes y las pizarras:

Los padres no se quieren hacer cargo, nosotros ya hicimos una reunión y los papás se niegan porque dicen que trabajan. Algunos dicen que se debe pagar a una persona, pero no son todos los que están de acuerdo, por lo tanto, se vuelve un problema. Entonces es importante que el gobierno piense en esa cocinera que es necesaria en todos los establecimientos educativos.

Ante la negativa de los papás, los maestros a través de un grupo en Facebook solicitaron al Ministerio de Educación contratar cocineras. 

El Ministerio de Educación cuenta con 24 mil OPF, sin embargo:

 “Las OPF inician y poco a poco se van retirando y a nosotros como docentes nos perjudica” expresa Blanca Chicol, maestra Escuela Oficial Urbana para Niñas No. 67.

Las OPF son las encargadas del manejo de fondos de programas educativos como:

  • Útiles escolares
  • Valija didáctica
  • Gratuidad
  • Alimentación escolar

Óscar Hugo López, Ministro de Educación, afirmó que este miércoles ordenará el desembolso.

Son cerca de Q500 millones para la primera entrega de los programas de apoyo.

Papás no se involucran

María Lourdes Lemus Gamarro, mamá de dos estudiantes de escuela pública, expresa malestar:

Lo que sucede es que llaman a los padres y no todos vienen, siempre venimos los mismos. Tengo un hijo en otra escuela y también pasa lo mismo, los papás no llegan y eso trae problemas para la refacción. Creo que algunos no acuden por trabajo y otros porque no les interesa.

Los docentes estiman que el 90 % de los papás trabajan y por lo tanto no se involucran en los programas.

El trabajo en la cocina es el que mayor tiempo demanda señala la maestra Ávila:

 “No es un menú fácil: se hacen hilachas, caldo de pollo, chao-mein, tostadas y aparte atol o fresco; entonces una persona que se pueda contratar no puede ser por menos de Q1 mil 800, incluso se le debería pagar el sueldo mínimo porque están desde las 5:30 am para que los alimentos estén listos a las 9:30 y luego quedarse lavando trastos y después la compra de insumos del siguiente día”.

El año pasado la cuota legislada para la alimentación escolar llegó a su tope: Q4 diarios por alumno. Los menús son establecidos por el Mineduc y están elaborados por nutricionistas. En 2018, unos 250 alumnos resultaron intoxicados por mal manejo de la comida en las escuelas.