La agenda del  pleno del Congreso de la Republica de hoy incluye dos temas políticos que fueron el anuncio del presidente del Organismo Legislativo Álvaro Arzú Escobar el pasado 14 de enero, día en que tomó posesión al frente de  la  Junta Directiva. Así lo anunciaba aquella vez, como una prioridad en el último año de la actual legislatura:

La primera: la aprobación de la iniciativa de reformas a la ley de Reconciliación Nacional.  Nuestra sociedad no puede permitir que el resentimiento y el ánimo de venganza la esclavicen,  necesitamos poner un punto final y que nos libere de las ataduras del dolor y del deseo de venganza.

Otra iniciativa es: reformas a la ley de Oenegés, con el fin de fiscalizar el dinero que viene del extranjero y que no se inmiscuyan en ámbitos que no le corresponden”.

Diputados se prepara una vez más para votar por dos iniciativas cuestionadas

Los esfuerzos por llevar estos temas al pleno no se han detenido, el proyecto de reformas a la ley de las Organizaciones No Gubernamentales llega este día a su tercer debate y redacción final por artículos.

Mientras que las enmiendas a ley de Reconciliación Nacional avanzaría en su segunda lectura pese al rechazo de organizaciones civiles e internacionales; entre ellas, el gobierno de los Estados Unidos quien emitió su preocupación por estas reformas.

El caso se ha elevado a la Comisión Interamericana de Derechos (CIDH) Humanos, que el próximo 11 de marzo celebrará una audiencia para revisar la iniciativa de esa reforma y el cumplimiento de la sentencia del caso Molina Theissen,  una caso en el que en mayo del año pasado fueron sentenciados 4 militares retirados con prisión de entre 33 y 58 años, por desaparicion forzada y graves violaciones de derechos humanos de Marco Antonio y Emma Guadalupe Molina Theissen.

Ana Lucrecia Molina Theissen hermana de las víctimas dijo a ConCriterio en una llamada telefónica desde Costa Rica que pidieron a la Comisión  Internacional, que los congresistas guatemaltecos expliquen ante ese organismo el contenido de las enmiendas, las cuales consideran serán un retroceso para el país:

Hay delitos de crímenes de guerra que no pueden ser sujetos a amnistía,  en eso la Corte Interamericana ha sido muy clara, las obligaciones internacionales de Guatemala le obliga a investigar y castigar a quienes resulten responsables. En ese sentido se trataría de una reforma ilegal, es una iniciativa que nace muerta.

Theissen cree que el único significado de la discusión de reconciliación debe ser: justicia y verdad. Considera además que la actual legislación no debe ser reformada:

Para poder sanar estar heridas, la única vía es la justicia, el reconocimiento de los hechos, reconocimiento de responsabilidades y justicia penal. De otra manera solo se estará instalando la idea de que hay hombres que puedan hacer lo que quieran sin que eso traiga ninguna consecuencia.

La reforma de ley pretende que los militares sean juzgados únicamente por un tribunal del Ejército y que se conceda amnistía para todos los involucrados en el conflicto armado interno. Los juzgados por estos hechos aue cumplen condena deberían ponerse  en libertad en 24 hrs. tras aprobadas las enmiendas, además procedería a cerrarse el caso.

Mario Mérida, Coronel retirado del Ejército, considera que desde la promulgación de la ley se cometió un error. Según él no debió existir una ley de reconciliación, sino de amnistía:

Al llegar demasiado tarde –las investigaciones- se trastocan testimonios, evidencias y, lo que hemos visto son juicios mediáticos respecto a estos temas. Y el otro punto es que la gente también espera el juzgamiento de la contraparte. Y cuando hablamos de la ley de reconciliación también es un error, cuando lo que se debió de haber planteado fue una ley de amnistía.  Guatemala es un país que nunca ha estado conciliado, entonces hablar de reconciliación resulta demagógico.

Mientras que la propuesta avanza en el Congreso, el 11 de marzo está previsto que el organismo internacional conozca el contenido de la misma con la eventual comparecencia de diputados guatemaltecos.