Los cigarrillos electrónicos de Philip Morris

Un nuevo  producto para los fumadores se promueve en el mercado nacional bajo la etiqueta de ser “potencialmente menos dañinos” comparados con los cigarrillos tradicionales.

¿Recuerda UD. los anuncios de la industria tabaquera que reforzaban cuán “atractivo” hacía a un hombre el consumo de tabaco? ¿recuerda la ferrea oposición de los años 90 a pegar a las cajetillas, etiquetas o fotografías con la leyenda “Producto dañino”.
Las estrategias de la industria han cambiado y ahora las tabacaleras presentan al mercado productos sin combustión, libres de humo: cigarrillos electrónicos.

La doctora, Ruth Dempsey, directora de asuntos externos de productos de riesgos reducido de la tabacalera internacional Philip Morris, afirma que, según sus estudios, el riesgo para la salud se reduce al fumar productos sin combustión, pues según ella lo nocivo ocurre cuando se expone el tabaco a altas temperaturas

El Ministerio de Salud no da crédito aún a este tipo de productos y los considera, en cambio, una alternativa tan dañina como el cigarrillo convencional. Eso afirma el ingeniero Ricardo Godman, técnico del Convenio Marco para el control del tabaco, de la Cartera de Salud.

Un cambio si parece alentador para los fumadores: al no producir humo, el consumo puede realizarse nuevamente en espacios cerrados.

Según los últimos estudios la prevalencia en el consumo de tabaco en jóvenes es del 12 por ciento y en adultos del 25 por ciento.
Escuche la nota