La exministra de Salud, Lucrecia Hernández Mack, fue denunciada ante la Fiscalía Contra la Corrupción del Ministerio Público (MP) por la contratación 1 mil digitadores que, según el actual ministro, Carlos Soto Mengazzo, no tenían asignada ninguna función: mil digitadores que no hacían nada, no tenían computadora, no tenían nada, creo que siempre estaban chateando.

La denuncia contra Hernández Mack fue presentada un día después de una citación de la bancada del Movimiento Reformador (MR) presidida por el diputado Luis Hernández Azmitía. Al concluir dicha sesión, Hernández Azmitia presenta dos opciones tanto al ministro Soto Menegazzo como a la Directora de Recursos Humanos, Rosa María Rivas:

“Les vamos a dar la oportunidad para que ustedes presenten las denuncias correspondientes contra la exministra de salud o nosotros las vamos a poner en contra ustedes -por omisión de denuncia-“

La Exministra de Salud, Lucrecia Hernández Mack, dijo en su defensa que la denuncia presentada por el titular del Ministerio de Salud tiene motivaciones políticas promovidas por del diputado Hernández Azmitía. Explicó que los digitadores se encontraban en proceso de capacitación mientras que paralelamente se realizaba la cotización para la compra de computadoras. “En ningún momento hubo intención de que los digitadores se quedarán sin equipo de cómputo“ aseveró Mack.

Bienvenido Argueta, exminstro de Educación durante el gobierno de Álvaro Colom, fue citado al Congreso de la República en 127 ocasiones e interpelado durante tres meses. Argueta asegura que las citaciones son una práctica para extorsionar al funcionario.

“Son intereses particulares, lo que están haciendo es pervirtiendo la norma con tal de sacar beneficios”

“Yo puedo entender que exista un “pacto de corruptos” y que haya una alianza entre el MR y el partido oficial, pero de eso a que él envíe a denunciar al ministro, está fuera de sitio”

“Lo que demuestra es que quizá la ministra no le dio lo que él quería y que quiere venganza”

Argueta recuerda que fue presionado por dos diputados cuyos nombres prefirió no mencionar. Hoy uno está preso y el otro prófugo.

“Me citaban hasta por no recibir en mi despacho a sus esposas (…) son mecanismos que desafortunadamente utilizan algunos diputados, con tal de conseguir favores o destruir personas”

Amilcar Pop, presidente de la Comisión del Transparencia del Congreso, cuestiona la celeridad con la cual el diputado Hernández Azmitía pidió denunciar a la exminstra Hernández Mack. Explica el protocolo que desde la comisión que él preside se utiliza para estos casos.

“Primera fase tener los informes por escrito; segundo, un dictamen de la Secretaria Técnica de la comisión; después, se aprueba en la comisión una denuncia o la exigencia de denuncia; pero pedirla inmediatamente podría evidenciar intencionalidad o mala fe y eso pondría en entredicho la actividad legislativa del diputado”

Pop admite que para muchos diputados las citaciones tienen un fin personal y no general.

“El 70 por ciento de citaciones son para presionar o coaccionar y los funcionarios tienen que tener la hidalguía de denunciarlo. Es una lamentable mala práctica de diputados, que utilizan la citación para beneficiarse en plazas o contratos”

En 2016 la gobernadora de Alta Verapaz, Estela Ventura, lloró después de una citación con diputados de la bancada oficial FCN-Nación cuando los congresistas, según la denuncia que ella presentó después, presionaron a la gobernadora por plazas de trabajo. Una solicitud de antejuicio fue presentada contra los ocho diputados que participaron en la reunión, entre ellos, Oscar Rolando Corleto, a quien se escucha decir en un audio filtrado que ellos solo recibían instrucciones para presionarla.

“Cuando la cité “no es por chingar” es porque nos están dando instrucciones”

Escuche la nota