Los pronósticos del agua no son alentadores según los científicos: los niveles van a descender cada vez más y estas expresiones serán mucho más constantes y generalizadas.

¡Queremos agua, queremos agua!

Carlos Flores, subgerente de Atención al Cliente de la Empresa Municipal de Agua (Empagua), a través de una grabación que compartió la oficina de comunicación de la Municipalidad de la Capital dice que:

“No tenemos niveles adecuados óptimos de producción, pero no es que no haya abastecimiento o peor aún que haya desabastecimiento”.

Sin embargo, según sus propias estadísticas, unos 50 mil hogares en la capital tienen problemas con el suministro diario del agua, esto representa el 20 % de total de hogares a los que Empagua distribuye, que son 250 mil.

Las protestas por el agua son más comunes en la metrópoli, los últimos en pronunciarse fueron los vecinos de la colonia Ciudad Nueva en la zona 2 de la capital. Aarón Aguilar, uno afectados comenta:

Es muy molesta la falta de agua, sabemos que son factores de cambios climáticos y se han hecho estudios de que en 10 años se va a acabar, pero ¿por qué en otras áreas del norte: zona 2, 6 y 18 siempre se han visto afectadas.

En efecto, esas zonas además de la 3 y 7 son las que más problemas de abastecimiento tienen, la municipalidad lo atribuye a la topografía que tienen algunas áreas, además de otros dos factores que comenta Flores:

En primer lugar es el tema de la producción: hay una baja y las partes altas de las zonas son las que se ven más afectadas. Pero adicional, son las conexiones ilegales la que causan daño a los sistemas hidráulicos y consumen el recurso de quienes están en la legalidad y la producción no logra recuperarse.

Frente por el agua

Los vecinos quieren respuestas y desde la zona 2 hasta la zona 18 esperan formar un frente por la misma causa: recibir respuestas por la falta de agua. No descartan formar una caravana pacifica para demostrar con no son casos aislados.

Lili Caravantes, concejal décima de oposición del partido Semilla en la municipalidad de Guatemala, reconoce que el problema del agua no ha sido tema de agenda en la actual administración. Sin embargo, Caravantes espera poner el tema sobre la mesa, ella acudió a la manifestación del sábado en Ciudad Nueva y está invitada a una nueva reunión el 5 de marzo, a donde se espera se sumen otras zonas.

La concejal considera que se debe pensar en proyectos a largo plazo y la administración debe aprovechar la cercanía con el actual gobierno para desarrollar acciones profundas que necesitarían inversiones millonarias y menciona una solución podría ser un sistema de colección y tratamiento de agua potable:

Inversiones que trascienden más allá de la municipalidad, el ejemplo lo tenemos con Xayá Pixcayá, que fue una inversión que se hizo entre gobierno central y gobierno municipal y ahorita hay condiciones de un trabajo conjunto entonces se debe proyectar a 20 años y no a corto plazo.

Uno de los cuestionamientos de los vecinos es: ¿qué pasó con el pozo en Ciudad Nueva que abastecía antes hasta el Cerrito del Carmen?

Hoy los vecinos deben velar, madrugar, abrir constantemente la llave del chorro para ver si llegó el agua:

Alberto del Cid, con 50 años de vivir en Ciudad Nueva, ha visto como en los últimos dos años el agua ha sido más limitada sin que nadie les dé respuesta:

Se comenzó a escasear: ahora solo cae martes, jueves y sábado. Algunos días unas horas y a veces no cae nada.

En la ciudad se consumen al año unos 20 millones de metros cúbicos de agua, en 2017 la comuna central recaudó por este servicio Q18.1 millones. Ese mismo año, la municipalidad recibió 10 mil reclamos de usuarios y solo se resolvieron unas 160 quejas.