La popularidad del presidente colombiano Iván Duque cayó en un 70 por ciento tras las últimas dos semanas de protestas que se han vivido en aquel país. En contra punto, de acuerdo con la última encuesta de medidora Gallup Poll de Invamer, los paros nacionales han tenido la aprobación del 74 por ciento de los ciudadanos.

 ¿Qué está pasando en Colombia?

-Publicidad-

-Publicidad-

La controversial María Paulina Baena, periodista y politóloga, presentadora y de la videocolumna de opinión La Pulla responde:

La gente tiene rabia con este gobierno: rabia porque Duque dice que va a abrir un diálogo nacional y se sienta a hablar primero con los gremios y empresarios que no tienen nada que ver con los reclamos de la gente; rabia porque tilda de vándalos a los que protestaron pacíficamente; rabia porque insiste en que el paro está basado en mentiras, descontento porque asesinan líderes sociales como si esto fuera temporada de caza y no pasa nada; rabia porque el Ejército mató a 8 menores de edad en el Caquetá; rabia porque el gobierno pasó la reforma tributaria que le sigue dando regalos a los más ricos; y rabia porque la gente siente que no hay un presidente que gobierne”.

En efecto, contra todos los pronósticos y en medio de la protesta social, el Congreso colombiano aceleró la reforma tributaria que incluye:

  • Eliminación de impuestos al consumo del 2% a los bienes inmuebles.
  • Da la oportunidad de declarar activos omitidos
  • Establece 3 días sin IVA para ciertos productos, pero también
  • Reducción del hasta el 4% de los aportes a salud que hacen los pensionados que devengan hasta un salario mínimo
  • Compensación del IVA a partir del 2021 a la población menos favorecida

No obstante, la iniciativa es defendida como un proyecto que  busca el crecimiento económico, estimular la generación de empleo y de inversión en el país.

Desde 1977 no se realizaba un paro nacional en Colombia, ahora las protestas comenzaron el 21 de noviembre y el pasado miércoles se llevó a cabo el tercero en menos de dos semanas.

Movimientos ciudadanos similares se registran en Chile, Ecuador y Bolivia; en Guatemala, las últimas protestas masivas se registraron en 2015 y 2016, pero el surgimiento de un movimiento como los de aquellos años es poco probable considera Marielos Chang, politóloga internacionalista:

No se puede tomar la región como un todo, ya que cada país que ha tenido estas movilizaciones tiene particularidades: en Ecuador las comunidades indígenas protestaron contra los precios de los combustibles; Chile que demandó mejores servicios públicos y en Colombia es una clase media que tiene conocimiento de qué derechos exigir. En Guatemala lo veo complicado porque el tema de la CICIG dejó una sociedad fragmentada, existe mucha desconfianza entre grupos y eso inhabilita la capacidad de que haya movilizaciones masivas, siempre serán muy sectarias: voy a salir a manifestar por algo que le afecta a mi grupo, no por problemáticas generales.

 El paro nacional del 27 de agosto 2015, contra la corrupción y la impunidad reunió unas 180 mil personas en la plaza de la constitución.