Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Las redes sociales denunciaron este pasado lunes un negocio entre la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) y la organización deportiva más grande de Centroamérica, como se autodenomina Futeca en su sitio web; entidad que es propiedad de Javier Arzú Tinoco, sobrino del fallecido alcalde de la capital, Álvaro Arzú. Los mensajes alertaron de que la empresa privada tenía un contrato para lucrar con el club deportivo Los Arcos, propiedad del Estado, lo cual fue visto por cibernautas como un paso a la privatización.

De inmediato el equipo de comunicación de la USAC negó en un chat de periodistas el hecho; sin embargo, seis horas más tarde la institución a través de un comunicado debió de reconocer la existencia de un contrato con Futeca.

Las instalaciones de la USAC ya son utilizadas por Futeca como academia de fútbol. Foto: Fabricio Alonzo.

Contrato Millonario:

Francis Urbina, directora de comunicación de la universidad dijo a ConCriterio que el contrato únicamente se puede facilitar mediante la ley de libre acceso a información. Por su parte, Eduardo Navas Paiz, representante legal de Futeca, tampoco accedió a proporcionar copia del documento y manifestó que el tema corresponde a la USAC. Navas Paiz, sin embargo, confirmó la vigencia del contrato, el cual fue suscrito con el actual rector Murphy Paiz.

Desde febrero de este año funciona en esa instalaciones públicas una academia de fútbol de la empresa que representa, el documento legal tiene vigencia por tres años según afirmó el abogado, quien agregó que mensualmente la USAC percibe Q35mil por el arrendamiento. Por lo que una simple aritmética, permite conocer que por de contrato la univeridad recibiría de Futeca Q1.2 millones.

El abogado de la empresa restó importancia a los comentarios de los usuarios de redes sociales y asegura estar en derecho:

“Cuando la gente no sabe la verdad se puede mal interpretar las cosas, entonces no les ponemos mucha atención, porque se hizo un contrato de arrendamiento donde nosotros estamos pagando más de Q35 mil al mes por el uso de las instalaciones; es más ellos le alquilaban las instalaciones a una empresa que se llama Juventus ellos están lucrando sobre eso ¿no? y nadie dijo en ningún momento nada. Nosotros lo que hicimos fue hacer una mejor oferta y alquilar las horas que no estaban siendo usadas por la universidad”.

Al consultarle por el contenido del contrato de arrendamiento el representante de Futeca respondió:

¿Cuáles son las condiciones del contrato, qué clausulas contiene? ¡ah, es un contrato muy largo pues!

Futeca realiza trabajos de instalación de alumbrado en el complejo deportivos. Foto: Fabricio Alonzo.

Contrato Ilegal

Amilcar Pop, presidente de la Comisión de Transparencia y Probidad del Congreso de la República dijo que el contrato carece de legalidad:

El Consejo Superior Universitario y la Rectoría pueden autorizar arrendamientos de bienes de la universidad, lo que no pueden es hacer un contrato lucrativo en perjuicio de los estudiantes, ese contrato es ilegal y la Contraloría debería de ubicar los hallazgos que contradicen la naturaleza de la función pública de la Universidad de San Carlos, yo estoy empezando a hacer ese análisis.

Se buscó la postura de la Contraloría pero al cierre de la nota no hubo respuesta.

Negocios similares de la familia Arzú

En Junio de 2016 el Instituto de Previsión Militar (IPM) debió rescindir dos contratos de concesión de terrenos en las instalaciones del Estadio del Ejército a Futeca, de Arzú Tinoco, en sociedad con el actual candidato presidencial del PAN-Podemos, Roberto Arzú García-Granados, quienes eran los firmantes de dichos documentos.

Los contratos -por 2 y 50 años- eran  para la construir un nuevo estadio, un estacionamiento y un centro comercial; sin embargo, la Contraloría inició un proceso para declararlos lesivos y obligó al IPM a anular los mismos.