Llegó diciembre y con él, una época donde se intensifica la necesidad de comprar y dar regalos. Lo usual en esta temporada es encontrar personas buscando regalos para un intercambio, un convivio, para los sobrinos, los hijos, etc.

César Tánchez, experto en finanzas personales, nos comenta que en esta época del año es importante regalar, pero de forma inteligente, tomando como base nuestra situación financiera.

Es fundamental idear un plan y analizar realmente la cantidad de dinero que podemos invertir en regalos para esta época. Se puede empezar analizando a qué miembros de la familia se les dará un presente y qué tipo de regalo será.

“Al final de cuentas, recordemos que, en estas fiestas navideñas, el centro no deben ser los regalos.”

César Tánchez, Experto en Finanzas Personales

 

Si tu situación financiera no es saludable y no estas en total la capacidad de darle un regalo a todos los sobrinos, nietos, hijos, etcétera, lo correcto es sentarse con la familia y ponerse de acuerdo entre los adultos.  Una idea a considerar es organizar un “intercambio de regalos” entre los miembros de la familia.

Es mejor que cada uno reciba un regalo que valga la pena de Q100 o Q200 y no varios de Q10, que en algunos casos no sean tan llamativos. De esta forma se asegurarán que todos reciban un regalo interesante, que les guste y que sea de buena calidad.

Hay que tomar en cuenta que las personas que realmente te aprecian, va a comprender tu situación financiera y van a aceptar tu regalo con más cariño.

“La idea no es dar un mal regalo o ‘no’ dar regalo. Se trata de dar regalos con inteligencia, regalos buenos y agradables, tomando en consideración la situación financiera.”

César Tánchez, Experto en Finanzas Personales

 

¡Regala experiencias!

Si algún miembro de tu familia hace deliciosas galletas, pasteles, bonitas bufandas o algo manual, una buena idea es juntarse todos como familia y elaborar estos elementos para luego obsequiárselos a otros seres queridos.

Muchos estarán agradecidos de recibir algo que fue creado con tus propias manos. Al mismo tiempo, esto generará menos gasto y podrás cuidar tu situación financiera.