El presidente Alejandro Giammattei anunció ayer en medio de controversias que el Ejecutivo ya no acudirá al Congreso de la República para solicitar la ampliación del Estado de Calamidad, con lo cual puso fin a 6.5 meses de toques de queda. De acuerdo con el mandatario, la medida se decidió luego de “escuchar a la población y distintos sectores”.

Las nuevas disposiciones fueron emitidas a última hora y previo a 48 horas de que culmine la vigencia del Estado de Calamidad.

-Publicidad-

-Publicidad-

El nuevo sistema de alerta sanitario generó reacciones encontradas ya que en rojo podrán abrir:

  • Bares y centros de diversión nocturna
  • Conciertos
  • Cines
  • Gimnasios
  • Ferias
  • Parques nacionales
  • Hoteles

 

La ampliación de actividades permitidas se da además, días después de que el propio Presidente anunció y alertó de una segunda ola de contagios y eso preocupa a la comunidad médica. Luis Fernando Solares, director del hospital General San Juan de Dios, señala que no fueron consultados:

Podría haber riesgo y debemos de estar preparados para responder si es necesario.

El doctor agrega que en este momento el hospital está “vacío” al hacer referencia que de 400 pacientes pasaron a 60 con Covid-19. Pero con las nuevas disipaciones se siembra incertidumbre:

No sabemos cómo se va a comportar, pero sí se espera una segunda ola.

El director médico, no obstante, dice que la reactivación económica es importante, pero debe seguir los análisis epidemiológicos.

El ministerio de Salud reportó hasta ayer 90 mil 968 contagios y 3 mil 238 fallecidos. Los niveles de tamizajes han descendido casi en 50% con relación a junio y julio.

En el sector económico, aunque valoran la activación económica, no todos los segmentos ven rentable abrir locales con aforos limitados:

Abel Murga, gerente general de Hotel Camino Real Antigua Guatemala, un recinto que abrió el 8 de agosto, cuenta que únicamente están percibiendo el 20 % de ingresos anuales y estiman la recuperación se contempla en 20 meses. Este hotel perdió con la pandemia 14 mil habitaciones-noche, pero el panorama empieza a ser alentador:

Octubre, noviembre y diciembre ya tenemos reservaciones. Creemos que estas decisiones van a aumentar la demanda en todos los sentidos: segmento individual y grupal e inclusive ya contamos con reservaciones de turistas para la Semana Santa.

Javier Arzú, gerente general de ASA Promotions, una empresa dedicada a la producción de conciertos en Guatemala cree que aunque se permite reactivar estos espectáculos, no lo ve rentable:

Son 100 personas las que dejan en espacios abiertos y con esto, las cifras no cuadran. Por ejemplo: no se tiene que traer un Alejandro Fernández o Luis Miguel, sino un Bacilos y Alex Sintek, que cuestan US$30 mil, ¿a qué hora se dividen los costos dentro de 100 personas? Entonces las disposiciones están para que no se haga nada. Además de la opinión pública, rápido dijeron ¿por qué un concierto sí y un colegio no?

Arzú es el promotor de los autocines instalados en Cayalá y Majadas y cree que puede llevar los conciertos a estos espacios y la rentabilidad es aún baja:

Vamos a analizar si hacemos una actividad de Alejandro Fernández en los autocinemas y lo bueno es que aquí no tenemos limitado el número de personas.

Los cines también podrán abrir, aunque con aforos limitados pero estos centros se topan con otro problema: los estrenos fueron pospuestos hasta 2021, estos negocios respondieron que no atenderán entrevistas de momento.