En el primer día de toque de queda el fin de semana, los reflectores estuvieron sobre 900 personas capturadas por incumplir la medida del gobierno.  Uno de estos casos se produjo en Ipala, Chiquimula, donde Esduin Javier Javier, jefe edil fue el protagonista de un video que circuló en redes sociales en donde como medida extrema, selló la puerta de la casa de una familia que se resistía a acatar la disposición. Lo cual de inmediato generó todas clases de comentarios de los usuarios.

También un nuevo video en donde se escucha una conversación entre un Policía Municipal (PM) y el vecino:

PM: te diste cuenta que la orden era moverlos al hospital para que hicieran ahí su cuarentena.

Vecino: Sí pero convine que mejor me le echaran llave a la puerta y que íbamos a hacer el aislamiento en la casa.

PM: ¿Preferís que pongamos candado?,

Vecino: Sí.

PM: Lo que vamos a hacer es que te vamos a dejar una llave para que vos mismo podás abrir ante una emergencia.

Security Check Required

No Description

En varias comunidades de Quiché, los Consejos Comunitarios, autoridades indígenas con la venia de autoridades municipales y policiales cercaron sus comunidades: prohíben el ingreso de personas que no pertenecen al área, para evitar que el virus se propague.

En Lancetillo La Parroquia, en Quiché, los vecinos hicieron barricadas para controlar el paso.  La medida también fue tomada en San Juan Sacatepéquez, luego de que su vecino, San Pedro Sacatepéquez, se convirtiera en el primer foco del Covid-19 al anunciarse la primera muerte.

El Congreso analiza legislar para castigar el “pánico sanitario” una propuesta de la bancada CREO que busca imponer prisión de 01 a 03 años y con multa de hasta Q50 mil a quien elabore, divulgue o reproduzca por cualquier medio o sistema de comunicación, información falsa o inexacta para promover el desacato de las medidas sanitarias. Además, a quienes creen zozobra o temor en la población respecto de riesgos sanitarios, enfermedades o epidemias que puedan afectar a los habitantes del territorio.

ConCriterio conversó con dos víctimas de pánico social: son dos personas que fueron puestas en cuarentena por el Ministerio de Salud bajo sospechosa de contagio, luego de que abordaron aviones donde viajaron casos positivos.

La semana pasada se filtró un listado de 500 personas entre los que se encontraban muchos que fueron aislados para descartar más contagios. Los documentos del Ministerio de Salud incluían nombres y apellidos, dirección de domicilio y número de celular y fue así como la gente empezó a acosarlos, cuenta una mujer que prefiere que su identidad se proteja:

Mucha gente estaba unida para venir a tocarnos la puerta: ¿a hacer qué? no sé, pero sí hubo varias amenazas diciendo muchas cosas, incluso recibía llamadas donde me preguntaban si era cierto que tenía el Coronavirus y por qué yo estaba acá.

Otro caso que accedió a contar la mala experiencia dijo:

Hubo una persona que me llamó gritándome: no vaya a salir de su casa y también personas confirmando si era yo el que aparecía en listado publicado en redes sociales -y colgaban-

El hombre tiene seguridad asignada al frente de su casa:

Al principio yo estaba confundido y me preguntaba por qué estaba la policía porque creía que solo causaba más miedo, pero entiendo que necesitan tener control.

En el caso de la mujer, para no generar más temor en sus vecinos pidió que no le cuidara la PNC:

Imagínese si tuviéramos, habría más problemas porque dirían que si tenemos, estamos contagiados.

El aislamiento de 14 días termina esta semana para ambos y a la fecha no han presentado ningún síntoma.

En legislación por emergencia, los diputados también quieren castigar a quien comete delito de falso pedido de auxilio a cualquier servicio de asistencia, cuerpos de socorro, servicios de emergencia, de asistencia médica o a la Policía Nacional Civil. El responsable de este delito será sancionado con multa equivalente al monto de entre uno y cinco salarios mínimos no agrícolas vigente.