Los diputados del Congreso de la República ha gastado en los últimos 8 meses Q30.9 millones, en: dietas, gastos de representación, comida, combustible, teléfono y viáticos para viajes nacionales y al extranjero según el reporte de gastos del Organismo Legislativo, sin incluir el salario que devenga mensualmente cada congresista, que es de Q24 mil.

Un Congreso caro y poco  productivo, en eso se ha convertido el organismo legislativo, ¿Qué ha ocurrido?:

 “El ejecutivo y su partido FCN-Nación tomaron control del Congreso y ahora con Arzú, evidentemente no hay un norte básico en una agenda legislativa, están legislando con base a puros intereses espurios,  hay más de 75 diputados que tienen secuestrada la agenda del Congreso”

Es la opinión de Marvin Flores, analista de Acción Ciudadana, una organización de fiscalización de las entidades públicas.

La producción de leyes, pero tambien la discusion de la misma, ha disminuido considerablemente desde 2016 cuando Mario Taracena estaba al frente de la presidencia del Organismo Legislativo, entonces el Congreso cerró con la aprobación de 50 decretos entre los que sobresalen, las reformas a la ley electoral que prohíben el transfuguismo, tema que hoy confronta a los diputados.

Durante la administración de Óscar Chinchilla, se aprobaron 22 normas legales, la de mayor notoriedad fue la ley de protección de animales.

En la actual administración de Álvaro Arzú Escobar, se han aprobado 19 decretos, ente las que destacan: Ley de factoraje y la ley que otorga una pensión vitalicia a las víctimas del Hogar Seguro Virgen de la Asunción.

Marvin Flores Agrega que “el costo es muy caro en relación a lo que ha producido, pero es muy bajo en relación a lo que pudieran producir en cuanto a leyes para el país. Un diputado podría ganar hasta Q50 mil toda vez no meta sus empresas a hacer negocios con los Consejos Departamentales de Desarrollo, no hicieran tráfico y se dedicaran a legislar”.

Heavy Mental o reguetón

Un ejemplo de esa falta de debate sobre cuestiones importantes para el pais, fue el uso casi tres horas de una sesión plenaria en una esteril discusión sobre  prohibir o no la actuación en el pais de una banda musical. Los congresistas Aníbal Rojas y Eva Monte Bac fueron quienes participaron más activamente en la discusión. En relacion a ello, la diputada Monte Bac manifiesta:

Por eso fue sarcástica, porque a mi parecer era algo inconstitucional, cada quien puede escuchar la música que le dé la gana “pero se probó que al Congreso le gusta el reguetón” ¿no se está preocupado el Congreso por los temas importantes? Pregúntele a los demás diputados, todos le van a dar una agenda distinta.

La diputada, María Eugenia Tabush lamentó que la agenda se entrampe con estos temas que no benefician al país, cuando hay, dijo, una agenda económica pendiente: Fue una pedida de tiempo absoluta que me perdonen los colegas pero para mí teníamos que aprobar la ley de emprendimiento que Guatemala necesita”.

Karina Paz diputada de la Une coincide con Tabush:

 “No son temas vinculantes. Yo que soy parte de la Comisión de Economía me gustaría estar tratando la ley de leasing o avanzando en otros temas más importantes para el país”.

Pese a que ayer con 122 votos los diputados conocieron en tercera lectura las reformas a ley electoral dictaminadas por la Corte de Constitucionalidad, en corrillos de Congreso se dice que no hay interés en continuar con la agenda hasta que se eliminé la figura del transfuguismo ya que como está actualmente la ley unos 70 congresistas no podrán reelegirse.