El Congreso de la República pagará este año Q13 millones por un seguro médico para los diputados de la actual legislatura, el servicio fue contratado  por la anterior Junta Directiva (JD).  Otras instituciones como la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG) suscribió los primeros días de este mes un contrato similar, por Q11 millones; la municipalidad de Huehuetenango también pagó a sus trabajadores una prima  por Q98 mil.

En el Congreso se levantan diferentes grupos que se oponen a que los impuestos de los guatemaltecos se destinen a cubrir un servicio que consideran debe ser un costo personal.

Juan Carlos Rivera, diputado del partido Victoria, un bloque con 4 congresistas presentó una iniciativa de ley que busca evitar que las instituciones eroguen en estos rubros. Él y su bancada renunciaron a la protección médica:

No estamos promoviendo la igualdad cuando vemos que en el interior de la República el guatemalteco común no tiene acceso a la salud y no es posible que empleados públicos gocen de un seguro médico cuando en el Ministerio de Salud hay escasez de medicina o no hay cobertura suficiente por eso hemos presentado una ley y hemos hecho un análisis que en instituciones del Estado son más o menos Q124 millones que el Estado se estaría ahorrando por la contratación de estos servicios. La idea es que ese dinero se traslade al Ministerio de Salud.

Semilla es otro bloque que renunciará a la cobertura en salud que contrató el Congreso. Alberto Sánchez, uno de los 7 diputados de la bancada, anunció que su partido lo hará público en los siguientes días:

Es un tema que debe debatirse porque hay muchas instituciones que tienen ese seguro y es sano ponerlo en el ambiente para determinar hasta qué punto debe darse esta cobertura.

El congresista, sin embargo, cree que el beneficio continuará este año, pero:

Si durante estos meses se genera la discusión y hay más diputados que lo rechacen, será necesario elaborar una propuesta para el próximo año.

Carlos Mencos, diputado de la Unidad Nacional de la Esperanza, la bancada mayoritaria con 52 diputados, dice que él está dispuesto a renunciar al seguro, pero no habla por su bloque.

Mencos, como excontralor General de Cuentas, dice que este tipo de contrato no es para nada calidad del gasto público:

Se ha distorsionado demasiado el tema de los pactos colectivos y muchas veces estos nacen allí, lo que hay que hacer es tratar de hacer consensos con los trabajadores para evitar un caos y evitar estos excesos en gasto por tema de seguros porque cada año suben su costo.

El excontralor sugiere:

Sí alguno quiere tener cobertura médica que sea con la seguridad social, yo instaría a un acuerdo en que ninguna entidad pública pagara seguros para sus empleados y esto incluye al Congreso.

En diciembre pasado también el Ministerio de Gobernación contrató un seguro para 191 personas de la Dirección General de Inteligencia Civil por Q318 mil durante 12 meses.